¿Era mejor el Carnaval “de antes”?

¿Era mejor el Carnaval “de antes”?

Máscaras una mañana de Carnaval en la plaza de Cervantes de Herencia,años 50.

Articulo de opinión de Javier Fernández-Caballero Díaz-Meco.

Típico tópico herenciano e interpelación pintoresca de nuestros mayores cuando febrero roza sus primeras heladas y alborea don Carnal en los últimos días del invierno manchego. Innumerables han sido y son las ocasiones en las que prodigan comentarios en torno a la positividad de todo tiempo pasado frente al pesimismo actual. Como innumerables son las ocasiones en que la voz justa de turno se alza para proclamar la Buena Nueva de su virtud anunciando, como si de profeta revelador se tratara, que es necesario “quedarse con lo mejor de cada época”. También, y sobre todo, en Carnaval.

Máscaras una mañana de Carnaval en la plaza de Cervantes de Herencia,años 50.

Máscaras una mañana de Carnaval en la plaza de Cervantes de Herencia,años 50.

El Carnaval, unido primero a la idiosincrasia personal de cada herenciano y posteriormente a la comunitaria de todo un pueblo que es piña una vez al año para sacar a la calle el yo más pícaro que durante el mismo guarda para sí, es dardo del tópico en el estudio de su evolución. También en el “quedarse con lo mejor de cada época” se incluye esa base histórica interpretada con un tinte coetáneo como aquellas necesidades más terrenales que divinas que no son sino la transformación histórica de la base de nuestro Carnaval. Y, además, transformación real, me explico: que si proclamamos una fiesta singular gracias a su base histórica, ésta debe ser justificada para que su ejemplo se vea reinterpretado de acuerdo a las necesidades actuales.

Que la raíz más profunda de nuestra Fiesta más popular sea religiosa es, tal y como hace un año publicaba en artículo de opinión este medio (http://herencia.net/2013-02-15-batalla-casi-perdida/) una “Batalla (casi) perdida”. Todos conocemos cómo y cuándo hacer digno el Carnaval haciendo a las ánimas del siglo XXI partícipes de él a través de los medios que, tanto el Consistorio local como la Asociación Carnaval de Herencia D.O ponen de su mano en el ofrecitorio de cada Martes Santo herenciano.

Estandarte de Animas de Herencia, Ofertorio años 40

Estandarte de Animas, Ofertorio años 40.

En realidad perdemos gran parte de nuestra identidad cuando despreciamos la realidad pasada por intentar crear nuestra propia imagen del futuro, obviando asimismo su base histórica fundamental: en eso también se fundamentaba un Carnaval “de antes” del que es necesario tomar las riendas aunque sólo sea por mera dignidad. Si estamos intentando, por un lado “fomentar” una imagen actual que caracterice lo que está siendo la época dorada de la historia carnavalesca en Herencia, no podemos dejar en el tintero lo que realmente hace a nuestra fiesta única en el mundo.

Pero no es tan sólo el problema “de antes” el religioso, ni mucho menos, puesto que el camino que el Carnaval ha erigido en torno al contexto social de cada época ha sido y es motivo de discusión. Sí, hablo irremediablemente del supuesto “detrimento” actual del Carnaval debido a la hipotética ostentosidad en una fiesta que se caracteriza precisamente por la sencillez como fundamento de su personalidad. No se trata de latigarse por ese supuesto menoscabo en el que el Carnaval actual está inmerso, sino de comprender que, si bien el Carnaval actual concibe una fiesta en cierta manera más “lujosa”, también debería comprender un Carnaval con base histórica interpretada tal y como don Carnal exige de la actualidad.

Desfile del Ofertorio del Carnaval de Herencia, últimos años.

Desfile del Ofertorio del Carnaval de Herencia, últimos años.

Un visillo, prendido sobre el rostro de cualquier herenciano nada tiene que decirle al mundo porque es considerado como locura interior con fácil curación: quitar ese visillo y punto final. Ahora bien, cuando ese visillo está argumentado con una historia, con las características de una festividad singular y con un cúmulo de sentimientos prendidos de los corazones herencianos, éste se convierte en trascendental, en mágico, en un visillo distinguido por un por qué que lo hace diferente. Ese visillo es el Carnaval de Herencia, antes como ahora, pero teniendo claro que la evolución siempre gira en torno a una línea lógica de sucesión de hechos ilógicos: precisamente porque son ilógicos esos hechos históricos nuestro Carnaval se conforma como algo único en el mundo.

Pongamos el ejemplo más característico: a la Herencia del Régimen no le quedaba otra escapatoria que usar el divertimento popular manifestado en el Carnaval como medio de escape anual en el que refugiarse “usando de todo” para la vestimenta. Ese aprovechamiento folclórico de dotar a cualquier objeto cotidiano de un carácter burlesco no era sino una medida de necesidad. No le quedaba otra opción. O usaba como algo extraordinario el objeto más ordinario de la vida diaria para su divertimento público o no había Carnaval.

Máscaras un dia de pasacalles en Herencia

Máscaras un dia de pasacalles en Herencia

Ahora bien, la sociedad actual no exime que las también actuales posibilidades, máxime del panorama actual, hagan de la indignidad innata del Carnaval una fiesta más digna, que no por ello menos castiza: simplemente una fiesta del 2014, del Carnaval “actual” que exige el “ambiente actual”. Si antes cualquier objeto cotidiano era transformado en extraordinario, ahora la posibilidad de hacer lo extraordinario de un objeto algo más extraordinario aún en Carnaval es algo realmente maravilloso. Y eso sólo pasa en Herencia, donde la gracia manchega se une a la personalidad de un pueblo identificado totalmente con la personalidad de esta fiesta. ¿El consumismo masivo? Pues sí, lleva usted razón, porque en mayor o menor medida afecta al Carnaval como pueda afectar a la Fiesta de las tarraconeras de Villaescusa de Monteabajo. Sensata y lógica reflexión popular.

Todos y cada uno de los ciudadanos tienen el derecho de decidir sobre el futuro de una fiesta que ha salvaguardado su personalidad a lo largo de los siglos gracias a su carácter popular y, por supuesto, religioso. Y el propio Ayuntamiento como cuna local de la ciudadanía en su máxima expresión, que es la democracia, es el encargado de reconducir esa base histórica con el fin de no olvidar que lo que fue nuestro lo sigue siendo, aunque nos empeñemos en que recordarlo sea el mejor de los homenajes. Pues no. Recordarlo es de humanos, pero reconducirlo a la actualidad es de herencianos.

Por ello la importancia de construir un Carnaval entre todos, en el que la suma construya la multiplicación del interés cultural más importante de todos, que no es otro que el espíritu con que cada uno vive su particular espíritu carnavalesco. Para unos, un espíritu tiznado de base histórica y religiosa, para tantos otros un espíritu jocoso y libre que exhibe anualmente lo inexhibible durante el ciclo natural de una vida con una herencia cultural que vale más que mil Carnavales juntos. Es una herencia llamada Herencia, y que debemos cuidar en pro de cuidar lo que nuestros mayores nos dejaron por legado adaptándolo a lo que lo políticamente correcto del 2014 exige, pero a lo que lo carnavalescamente incorrecto de la exuberancia que el espíritu herenciano también exige.

5 COMENTARIOS

  1. Como dentro de 40 o 50 años, la gente que estéis os preguntaréis lo mismo, yo voy a intentar pasármelo bien en el Carnaval del presente, intentad conseguir su máximo esplendor, valorar el mérito de generaciones anteriores (que bastante peor lo tuvieron) y… si en el futuro valoran lo que hoy hacemos, genial; y si no, que me quiten lo “bailao”.
    Un abrazo y a disfrutar, y dejad las filosofías carnavaleras…

  2. Bueno, Fontecha…
    En eso estamos de acuerdo… como seguimos aquí, seguiremos disfrutando de todo hasta que Dios quiera, pero cortar de ese modo los comentarios de otros, es de muy mala educación.
    No se trata de valorar el trabajo de otras generaciones, sino de criticar el poco valor que se dá en algunos lugares, y en Herencia también a las tradiciones.
    No se fomenta la máscara como tal. Hemos pasado a disfrazarnos o mejor dicho, vestirnos para el carnaval, para competir en imabinación y calidad según nuestras posibilidades..
    se trata de mantener un carnavl auténtico y diferente, cosa que a nadie preocupa, ni a ti tampoco.
    Todos os regocijais hablando de vuestro carnaval, como si os dejarais la vida en ello, sin embargo hasta donde yo se, no os dejais ni un solo euro de vuestro bolsillo.
    En fin, que vuestro carnaval, lo hacen los demás, es algo que teneis que tener muy claro, y agradecer cada año a todos los participantes por hacerlo posible, ya que si de vosotros solo se tratara, no tendrias nada de nada, como nada de nada teneis alrededor del carnaval. N A D A

  3. Hola Angel…. veo que no dejas títeres con cabeza en todos los artículos. Pero lo curioso es que seas tú, el que habla de falta de vergüenza, criticas el trabajo de todo el mundo, reprochas todo lo que te apetece… y a unos puntos suspensivos los defines como mala educación…
    En fin te noto muy negativo… pero nada mi respeto lo tienes.
    Ahora sí, no tienes ni puñetera idea de como funciona esto. Decir que no nos dejamos ni un solo euro de nuestro bolsillo es tener muy, muy mala leche… y todo escudado en lo de “hasta donde yo sé”.
    Te invito a que busques en facebok o twitter los enlaces a Los Imposibles, Axonxou, Traviesos, Jarra y Pedal, Vuelta y Vuelta, Los Trasnocha,… y tantos otros… y que les asegures que ellos no ponen nada de sus bolsillo.
    Yo alucino.
    No sé de donde viene tu gran animadversión… pero en fin, como te he dicho en otro comentario, espero que tu posición sea más benévola en el futuro.
    Ah, por cierto; viendo que conoces bien el Carnaval herenciano. ¿Cómo harías tú para fomentar la Máscara tradicional?.
    Y por último, eso de que nuestro carnaval lo hacen los demás no te lo permito. El Martes es la leche gracias a toda la comarca… eso no hay quien lo niegue; y que muchos días recibimos la visita de forasteros a los que agradecemos su esfuerzo es indudable…
    pero Angel, que eso de que este Carnaval lo hacen los demás es increíble… Lo tuyo con el Carnaval de Herencia creo que se ha convertido en un trauma.
    Bueno un abrazo, y si quieres te doy mi teléfono y debatimos “en directo”.

  4. Angel:
    Disculpa si mi comentario te ha llevado a error.
    Evidentemente, sé que los participantes si que ponen de su bolsillo. Todo, excepto lo conseguido en premios. Eso lo se y lo sabemos todo.
    Los políticos, son los que no ponen nada de su bolsillo, y hablan del carnaval como si fuera suyo.

    En cuanto a un lugar para alojar a los invitados o a los visitantes…
    No hace falta que una iniciativa particular facilite un hotel o similar.
    Los políticos podrían promover alguna iniciativa para una casa rural, posada o como mejor cuadre en las características de nuestro pueblo, así se crearían tambien algunos puestos de trabajo fijos y podrian presumir de ello.
    Pero… Angel, nosotros no somos políticos, solo periféricos que vemos las carencias y las mamarrachadas de nuestros políticos siempre que encuentran la mas mínima ocasión de justificar su función.
    No existe ninguna animadversiòn por mi parte hacia ninguna de las fiestas de vuestro pueblo y menos hacia el carnaval, es solo que me gustaría leer algunos comentarios que se dirijan directamente a los participantes de otros lugares, que son los que engordan la participación.
    Os lanzo una idea:
    Proponer eliminar los premios locales para favorecer a los participantes de fuera.
    Así veremos el interés que tienen los herencianos en seguir adelante con su maravilloso carnaval.
    No tengo nada en contra, pero no me gusta que se haga política con las oportunidades y que no se valore a los que lo merecen.
    Para que todo el mundo se entere del agradecimiento, debemos agradecer muchas veces.

Dejar una Respuesta