Un alumno de quinto de primaria, un niño, del colegio Montbui de Caldas de Monbui en Barcelona repartió entre todos sus compañeros más de 10.000 euros que cogió de su casa. En este momento parece que las familias de sus compañeros ya han devuelto la mayoría del efectivo, para suerte de la abuela que descuido tantos euros.

Quizás estos nos podría pasar a cualquiera, pero tampoco es muy normal dejar 10.000 euros a la vista en casa, es más no es ni muy normal tener 10.000 euros en billetes de 100 en casa, pero cada cual puede tener el dinero donde y como quiera, todo sea dicho. La “excusa” de pagar un aparato sanitario no parece sostenerse porque al superar los 2.500 euros es obligatorio pagar por transferencia o tarjeta, aunque igual este caso no. Recordemos que a final de año se suspendió el nuevo límite de 1.000 euros para compras en efectivo.

Conocer los motivos de este hecho son complicados, más allá de que el niño no sepa el valor real de un fajo billetes de 100 euros. No sabremos si al dinero acabará en la compra de ese dispositivo o en el banco, lo que está claro es que la abuela lo pondrá lejos de su nieto.

La Policía no ha tenido que intervenir porque no se han efectuado denuncias y todo ha quedado en una anécdota de la que se han hecho eco medios en papel, digitales, radios y hasta la televisión.

Ahora solo falta que alguien diga que la noticia no era real y sólo se buscaba ver hasta donde se “mojaban” los medios.