Un logotipo (coloquialmente conocido como logo) es un elemento gráfico, verbo-visual o auditivo y sirve a una persona, empresa, institución o producto para representarse. Pues bien, desde hace unos días, tal y como podemos leer en la web de la parroquia Inmaculada Concepción de Herencia (Ciudad Real), la misma cuenta con una nueva imagen que la identifica recogiendo en sus diversos elementos toda una serie de principios e intenciones.

logoparroquia

Los logotipos suelen encerrar indicios y símbolos acerca de quienes representan. Históricamente, los artesanos del barro, del cristal, los fabricantes de espadas y artilugios de hierro fino, y los impresores utilizaban marcas para señalar su autoría. En la actualidad, prácticamente todos las empresas e instituciones tienen un logotipo o imagen que las identifican.

A continuación pasamos a comentar y explicar los diferentes elementos que componen el renovado logotipo de nuestra parroquia, repoduciendo la información existente en la web parroquial:

ELEMENTOS

LUNA:

Se ha diseñado una media luna aludiendo a la imagen que nos presenta el Apocalipsis: “Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer , vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza” (Ap 12, 1). La Tradición ha vinculado esta imagen a la Virgen María, de manera que todas las Inmaculadas que vemos representadas por España tienen este elemento bajo sus pies.

12 ESTRELLAS:

Pocos saben cómo el diseño de la bandera europea alude a este motivo mariano. Arsène Heitz se inspiró en la Inmaculada de la Capilla de la Medalla Milagrosa de París, donde María aparece con manto azul (esta es la razón del color adoptado por nuestra página web) rodeada de doce estrellas. Pues bien, el diseñador quiso establecer los vínculos entre los países europeos más allá de lo económico, en la historia conjunta de los pueblos y de lo que los unía. De esta manera, la alusión de la bandera a María, nos indica cómo Europa es la unión de los pueblos bajo su pasado y presente cristiano, con la Virgen como madre. Nosotros, al diseñar el logotipo, hemos querido continuar la representación tradicional de María, de la Inmaculada, colocando también doce estrellas rodeándola. La luna, que también aparece representada, da 12 vueltas al año alrededor de la tierra, y doce fueron las tribus de Israel, unidas en Cristo, y doce fueron los Apóstoles, signo de la unión de las tribus y del nuevo Israel (la Iglesia) que nace en la cruz. María, nuestra madre, se representa con estas doce estrellas por la alusión del Apocalipsis y por ser la madre de todos, de la Iglesia, por aunar con el amor de su hijo los sentimientos y anhelos del pueblo de Israel, reunido en la Iglesia y en la resurrección final en el cuerpo resucitado de Cristo.

IMAGEN DE MARÍA:

La imagen diseñada de María alude a la niñez, momento de la mayor expresión de amor a María de todos los cristianos. La muestra de amor de un niño a la Virgen María es la muestra de amor más hermosa desde la verdad del ser humano. Los niños no mienten, aman, y expresan con sus rezos el amor a quien les cuida, a quien intercede por ellos. ¿No tuvo verdad el sí de nuestra niñez hacia María? ¿No tuvo verdad el sí de nuestra niñez a la Iglesia, cuando lo creíamos todo sin dudas, sabiendo y confiando en la verdad del hombre, viendo la vida, la creación, la familia, como un don divino que no espera nada a cambio? Pues a ese amor primero, juvenil, sin mordazas, absolutamente verdadero, nos queremos referir. Por ello esta imagen infantil.

COLOR:

En la tradición judeo cristiana el color azul representa la pureza y la virginidad, por lo que ha sido el color elegido para las representaciones marianas, y especialmente, para las representaciones de la Inmaculada Concepción. Nótese que en la luna, el color azul llega a hacerse blanco conforme se acerca a la imagen de la Virgen, aludiendo a la mujer vestida de sol que aparece en el Apocalipsis ya mencionado. María irradia luz proveniente de la especial unión con su hijo, del trato especial que tiene por su sí hecho en libertad total.

AUREOLA:

El halo de la Virgen alude a su especial santidad, a su ser Inmaculada. La Iglesia mantiene, reza, explica y cree que la Virgen María fue privada del pecado original por una gracia especial ya que iba a dar a luz al Hijo de Dios. El sí de María a Dios había de darse en total libertad, por lo que María no podía estar afectada del pecado original. La iconografía cristiana representa a Cristo impidiendo que el fruto del pecado pase por María. Nosotros, en el diseño del logotipo, no hemos querido dejar pasar este elemento tradicional que evoca la especial santidad de María. De hecho, la teología no ha querido hablar de adoración a María, ya que no es una persona divina, pero sí habla de hiperdulía, por la especial devoción que le practicamos los católicos debido a su especial relación con Dios.

Fuente: www.iglesiamanchanorte.com/herencia