La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real ratificó hoy la condena de tres años para José Ángel T.R., de 26 años, que robó dos cheques en blanco en una empresa de Herencia (Ciudad Real) e intentó cobrar más de 30.000 euros, aunque no irá a la cárcel.

El pasado día 9, fecha prevista para el juicio, aunque previamente se alcanzó una sentencia de conformidad, el fiscal jefe, Jesús Caballero, que pedía de partida cinco años de prisión, explicó a los medios que el joven no entrará en la cárcel al no tener antecedentes penales y haberse comprometido a completar un proceso de deshabituación de las drogas, dependencia que tenía cuando ocurrieron los hechos.

En la resolución judicial, tal como se pactó entre las partes, también se acuerda sancionar los delitos de robo con fuerza, estafa y falsedad en documento mercantil de uno en uno, un año de prisión en cada caso, para favorecer que el hombre no fuera a prisión.

La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, da por probado que el joven, el 14 de noviembre de 2005, entró por la fuerza en una empresa de la localidad de Herencia (Ciudad Real) y se apoderó de dos cheques en blanco, en los que estampó el sello de la compañía e imitó una firma que había en un documento que allí se encontraba.

Algo más de dos años después, José Ángel, el 21 de enero de 2008, intentó, con esos cheques, cobrar en oficinas de Caja Madrid en Pedro Muñoz (Ciudad Real) y Quintanar de la Orden (Toledo) 3.000 y 30.000 euros, respectivamente.

Esas cantidades, finalmente, no le fueron abonadas porque las entidades habían sido advertidas de lo ocurrido por el dueño de la empresa, aunque, el mismo día, sí pudo cobrar un cheque por 3.000 euros en Caja Madrid de Herencia.

Esta cantidad fue restituida a la empresa por la caja, aunque el procesado, ahora, también deberá resarcir a Caja Madrid con esa misma cifra.

Vía: europapress.es