obras semivarianteEl alcalde de Herencia, Jesús Fernández, y la teniente de alcalde Gema López visitaron  las obras de la semivariante de Herencia que comenzaron a unos dos kilómetros de la localidad, y en la que el Gobierno de Castilla-La Mancha, junto a la de Criptana, va a invertir un total de 9 millones de euros, variantes que aliviarán sensiblemente las molestias y el peligro que el intenso tráfico que soportan diariamente ocasiona a los vecinos de estas dos localidades y de Alcázar.

En la rueda de prensa de hoy, Jesús Fernández, calificaba este 10 de noviembre de fecha histórica, pues este acontecimiento, que se espera abrir en 2011, “va a crear un nuevo concepto del urbanismo en Herencia, abriéndose la posibilidad de muchas oportunidades, y dando paso, de cara al futuro, de otras intervenciones potentes que van a cambiar la fisonomía y la forma de relacionarnos con nuestro entorno”.

El alcalde explicaba como “la N-420 atraviesa nuestra localidad y condiciona nuestro urbanismo y nuestro crecimiento, y ahora, con esta oportunidad única, el tráfico pesado, unos 6.000 vehículos diarios, se reducirá sensiblemente, aumentando la calidad de vida de los herencianos”. Igualmente daba a conocer como esta semivariante, “nos servirá para realizar algunas intervenciones en el casco histórico, a través de las rotondas, organizándose y atemperándose el tráfico”. Entre ellas, las principales serán la futura rotonda en la plaza de la Libertad, antigua báscula; y otra rotonda a la entrada desde Alcázar, frente al polígono industrial y la Residencia de Mayores Nuestra Señora de la Merced.

Previamente a la creación de las rotondas, se ejecutarán las obras del nuevo colector de pluviales, que “ayudará a superar y acabar con otro problema endémico de nuestra localidad, como es el riesgo de inundaciones; que, sumado al crecimiento de urbanizaciones residenciales, hacían necesario este colector de pluviales de más de 2 kms de longitud”, que sacarán el agua fuera del casco urbano, hasta el paraje de La Serna.

Según explica la Junta, en nota de prensa, la construcción de estas dos semivariantes tienen un plazo máximo de ejecución de trece meses, ha sido posible gracias a la existencia de la Autovía de los Viñedos, la CM-42, que ha abierto nuevas rutas alternativas a las tradicionales en la comarca de La Mancha, y a la asunción por parte de la Junta de Comunidades de la titularidad sobre el tramo Daimiel-Mota del Cuervo de la antigua carretera nacional N-420, denominada en la actualidad CM-420.

El tramo de esta carretera comprendido entre Herencia y Campo de Criptana tiene unos veinticinco kilómetros de longitud, incluidos los de la circunvalación de Alcázar de San Juan, y cada día seis mil vehículos, novecientos de ellos camiones y autobuses, se ven obligados a atravesar los cascos urbanos de estas poblaciones, con las consiguientes molestias y riesgos para vecinos y conductores.

Para ello se construirán dos ramales que derivarán el tráfico de la CM-420 hacia la autovía. El primero de estos desvíos, de 4,2 kilómetros de longitud, conducirá a los vehículos procedentes de Puerto Lápice en dirección noreste hasta conectar con la A-42, con lo que evitarán la actual travesía de Herencia.

Estas semivariantes tendrán una anchura total de nueve metros, divididos en dos carriles de tres metros y medio de ancho en cada sentido y arcenes de un metro. El firme estará formado por varias capas asfálticas que se extenderán sobre zahorras artificiales.  La construcción de estas dos semivariantes se suma a los seis millones que el Gobierno de Castilla-La Mancha está invirtiendo en el refuerzo del firme y la mejora del tramo Daimiel-Puerto Lápice de la CM-420.

- patrocinador -
  • Meco

    Por supuesto que es un acontecimiento histórico, Alcalde. Mis felicitaciones a Herencia.

  • Rafi Sánchez

    Bien por mi profesor de historia en Quintanar. ÁNIMO MAESTRO.