presentación libro carnavalHerencia (Ciudad Real) vivió el pasado fin de semana con intensidad su Domingo de las Deseosas, precedido por el Sábado de los Ansiosos,  antesala del Carnaval, que comenzó con la presentación del libro “El Carnaval de Herencia, sentimiento y tradición”, que pone de manifiesto como las carnestolendas herencianas tienen cerca de 3 siglos de vida, ya que las Actas de Cofradías de las Animas de 1765 demuestran su pervivencia documental desde entonces. El alcalde Jesús Fernández solicitó a la delegada provincial de Cultura y Turismo, Carmen Teresa Olmedo, el inicio de trámites para solicitar la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Cerca de 500 personas se dieron cita ayer en la presentación del libro elaborado este año, “El Carnaval de Herencia, sentimiento y tradición”, en el Patio del Ayuntamiento. En presencia de la delegada de Cultura y Turismo de Ciudad Real, Carmen Teresa Olmedo, el alcalde herenciano Jesús Fernández expuso la gran vigencia y sentimiento del Carnaval herenciano, y su fuerte raigambre popular, al tiempo que “lanzó el guante” a la representante de la Junta: “Sus peculiaridades y singularidades, y su acervo histórico, que se va renovando continuamente, nos llevan a solicitar el inicio de trámites para la Declaración de Interés Turístico Nacional, porque esta Fiesta de Interés Regional se merece más”.

Carmen Olmedo recogió el guante lanzado por el alcalde, y destacó el apoyo de las distintas administraciones, especialmente la Diputación Provincial, para la edición del libro, y puso en valor el carnaval herenciano donde tradición e innovación se dan la mano, destacando novedades este año como este libro, la exposición inaugurada el sábado sobre su supervivencia durante el franquismo, o el encuentro y hermanamiento de Gigantes y Cabezudos de nuestra región y Madrid.

En el acto intervinieron los autores del Libro, Antonio Martín Viveros, Juan Francisco Prado y Claro Manuel Fernández-Caballero, en presencia de la coautora y concejal de Cultura, Lola Fernández. Este interesante y trabajado documento cuenta con prólogo de Antonio Martín-Viveros Tajuelo, profesor de Historia Medieval en la Universidad Carlos III de Madrid. Y hace un recorrido por esta fiesta castellano-manchega en tres importantes apartados:

Un primer capítulo, de 1765 a 1939, que pone de manifiesto el mestizaje carnaval-ánimas, mezcla religiosidad y profana de las carnestolendas herencianas que burlaron las prohibiciones no sólo durante la guerra, sino en la dictadura de Primo de Rivera, y durante la República.

Otro segundo capítulo, con un primer apartado de 1939 a 1977, que habla del carnaval prohibido y disfrazado, que burlaba la censura y existía, gracias a la inteligencia de los herencianos y a la discreción de los alcaldes respectivos, que levantaban la mano para su celebración.

Y otro segundo apartado de este segundo capítulo, de 1977 a 2009, donde se pasa revista al Carnaval más popular, y reinventado, siguiendo la tradición de casi 250 años.

Previamente a la presentación del libro, el sábado por la noche, se reunieron en la Plaza de España más de 2.000 personas para recibir al ansiado Carnaval a las 12:00 de la noche en el Sábado de los Ansiosos. Por cuarto año consecutivo celebraron el que para ellos es el inicio del año nuevo herenciano, y comieron las 12 “ugautreras” para recibirlo. El acto estuvo dirigido por dos particulares presentadores, Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban que desde su improvisado balcón dirigieron a los allí reunidos en la toma de las “ugautreras” con su peculiares campanadas de año nuevo herenciano y su buen humor.

El domingo también se produjo el hermanamiento de Gigantes y Cabezudos de varias localidades manchegas y Madrid, concretamente Herencia, Alcázar de San Juán y Leganés.

Y, por la tarde, el deseo de carnaval se hizo patente, y el primer pasacalles del Carnaval, el del Domingo de las Deseosas, reunió a más de 2.500 personas entre desfilantes y público espectador. El Perlé, simpático herenciano, esta vez barbado, ataviado con un pijama a rayas y gorro a juego, se dedicó a “asustar con su látigo a los niños y niñas, con la complicidad de los padres”.

Sábado de los Ansiosos

Igualmente, el sábado anterior o más conocido como “Sábado de los Ansiosos” se abrió al público la Exposición “El Carnaval de Herencia durante el franquismo, supervivencia a una prohibición”, que permanecerá abierta durante todo el mes de febrero en la localidad, que pone de manifiesto como durante la dictadura siguió habiendo carnaval y los alcaldes tenían manga ancha al respecto, levantando la mano.

Ya por la noche de este mismo día, se reunieron en la Plaza de España más de 2.000 personas para recibir al ansiado Carnaval a las 12:00 de la noche en el Sábado de los Ansiosos, organizado por la Asociación Barco de Colegas. Por cuarto año consecutivo celebraron el que para ellos es el inicio del año nuevo herenciano, y comieron las 12 “ugautreras” para recibirlo con una espectáculo de fuegos artificiales. El acto estuvo dirigido por dos particulares presentadores, Jorge Javier Vázquez y Belén Esteban que desde su improvisado balcón dirigieron a los allí reunidos en la toma de las “ugautreras” con su peculiares campanadas de año nuevo herenciano y su buen humor.

Vía: Nota de prensa oficial de Ayuntamiento de Herencia

- patrocinador -