El próximo 21 de marzo de 2012 la Escuela de Familia de Herencia iniciará el Taller para padres y madres sobre “Cómo educar en positivo”. Con el apoyo del área de Bienestar Social, las jornadas se celebrarán los días 21 y 28 de marzo y 4 y 11 de abril por las tardes en el aula de formación de la Casa de Herencia.

Durante 4 sesiones de 2 horas cada una entre 16:30 y 18:30 horas se hablará de la gran diversidad de modelos familiares existentes en la sociedad actual y la diferencias culturales y de género, como influyen extraordinariamente la variabilidad de la realización de ser padres y madres.

Esta tarea sobre la que se sustenta el ejercicio de una parentalidad positiva y responsable, no se ejerce en un vacío, ni depende exclusivamente de las características de los progenitores, sino que se desenvuelve dentro de un espacio ecológico cuya calidad depende de otros dos factores: el contexto psicosocial donde vive la familia (ahí se encuentran los factores de protección que puede ofrecer la familia para su buen funcionamiento y los factores de riesgo que pueden resultar tóxicos para la misma) y las necesidades evolutivas y educativas del menor.

Las capacidades de los padres y madres para ejercer su parentalidad positiva se asientan en estos principios fundamentales: Vínculos afectivos calidos, protectores y estables, para que los menores se sientan aceptados y queridos; entorno estructurado, que proporcione modelo, guía y aprendan normas y valores; estimulación y apoyo al aprendizaje cotidiano, valorando sus avances y logros; reconocimiento del valor de los hijos, mostrando interés por los hijos; capacitación de los hijos/as como agentes activos; educación sin violencia, que excluya cualquier castigo físico o degradante.

No hay dos tipos de padres y madres: los buenos y los malos, sino múltiples circunstancias o ecologías en las que los padres y las madres construyen su tarea con diversos grados de dificultad.

Según explican desde el área de Bienestar Social, “todas las familias pueden experimentar situaciones estresantes: crisis vitales, eventos vitales negativos, presiones económicas, etc. Surge entonces la necesidad de apoyar a las familias en sus necesidades y promover sus competencias sociales a través de servicios formales de apoyo, como por ejemplo cursos o talleres de formación para padres, que es lo que queremos ofrecerles con este programa que les presentamos de Escuela de Familia”.

Objetivos y metodología

El objetivo fundamental de este programa es promover y favorecer la parentalidad positiva, a través de grupos de participación, que faciliten la reflexión, la creatividad y el protagonismo de los asistentes para alcanzar un aprendizaje significativo.

También se ha de considerar como un recurso educativo enmarcado dentro de la filosofía de la prevención y promoción, estableciendo una metodología participativa, en el sentido de compartir los conocimientos y experiencia que todos hemos ido adquiriendo en la vida, colocando el centro de atención en el grupo participante y no en quien lo guía, dentro de un espacio que favorezca el encuentro, el aprendizaje y la participación.

Este taller se desarrollará a lo largo de 4 sesiones, de dos horas de duración cada una. Los temas han sido seleccionados del programa de formación para padres de la FAD: “EN FAMILIA: Claves para prevenir los problemas de drogas”, que esta dividido en 8 módulos de los cuales hemos elegido 4, que son: 1) “Nosotros los padres”; 2) “Familia y comunicación”; 3)“Familia y afecto” y 4) “Familia, organización y entorno”.

3 Comentarios

  1. Por fin alguien se da cuenta que a los padres les hace falta conocimientos para educar a sus hijos, el fallo que le veo, es que este curso es para los funcionarios y los parados, porque los que trabajen en una jornada normal, no podrán asistir a las cuatro y media de la tarde, estaría muy bien que esta iniciativa se repitiera considerando a los pobres que trabajan a jornada partida.

    Sígueme en facebook “El Águila Roja de herencia” haciendo Click en Me Gusta

  2. No se trata de que los padres tengan conocimientos, muchos conocimientos. Hay padres que son abogados y son unos malos padres. Son sinvergüenzas en la vida cotidiana, en la calle y en casa no tienen tiempo de atender a los hijos. Mis abuelos no fueron a la Universidad, pero tenían vergüenza, sabían cumplir con su palabra y eran hombres justos. Educaron a mis padres en el respeto y el amor al prójimo. Fueron grandes padres y excelentes abuelos.
    Lo que falla por lo tanto no son los conocimientos sino los valores…

DEJAR UNA RESPUESTA