• cooperación internacionalLa Diputación de Ciudad Real beca a cuarenta y un voluntarios para trabajar en labores humanitarias en Latinoamérica.
  • Cuatro de ellas, Bernardo Fdez.-Caballero Martín-Buitrago (colagorador de herencia.net), Antonio Fdez.-Caballero Elvira, Ángel y María Inmaculada Rodríguez-Escalona, naturales de Herencia.

Un total de cuarenta y un cooperantes de diferentes Organizaciones No Gubernamentales partirán en los próximos días a sus respectivos destinos en diversas zonas y comarcas deprimidas del continente americano, concretamente en los países latinoamericanos de Colombia, Méjico, Guatemala, República Dominicana, Bolivia, Honduras, El Salvador y Perú, para trabajar en labores humanitarias.

Todos ellos cuentan con una ayuda económica de la Diputación de Ciudad Real, resuelta a partir de la convocatoria de becas a cooperantes en programas de cooperación internacional al desarrollo que la institución provincial hizo pública el pasado mes de junio y que ahora ha resuelto concediendo un montante que asciende a 97.650 euros.

“Las ayudas que periódicamente otorga la Diputación Provincial para temas de Cooperación al Desarrollo pueden ser opinables y criticables desde la calle, pero lo cierto es que el actual equipo de Gobierno pretende mantener este tipo de iniciativas que sirven para agradecer el esfuerzo de tantos trabajadores y voluntarios que se sacrifican y dedican un tiempo para hacer la vida más agradable de quienes sufren en el tercer mundo”, indica Nemesio de Lara, Presidente de la Diputación Provincial.

Para De Lara, los cooperantes son voluntarios que pretenden hacer su trabajo fuera de planteamientos ideológicos o políticos, “lo único que de verdad les mueve es su afán de ayuda y de entrega a los demás, a hombres y mujeres que se encuentran en situaciones desfavorables con respecto a los que hemos tenido la suerte de vivir en un mundo que se denomina desarrollado”.

Desde su perspectiva como presidente de esta institución, al frente de la que lleva trece años y otros muchos más en puestos de responsabilidad política, Nemesio de Lara está plenamente convencido de que la política no es solamente cuestión de pragmatismo, de aplicar estrictamente las leyes, “sino que hay que ponerle alma y la Diputación de Ciudad Real creo que pone alma en sus planteamientos como lo viene demostrando a lo largo de estos años en los que no hemos dejado de atender, aunque sea con una pequeñísima parte de nuestros recursos, una necesidades que aunque se plantean lejos de nosotros, lejos de nuestras casas, no podemos cerrar los ojos y mirar para otra parte como si no ocurriera nada”.

“Indirectamente, con estas becas facilitamos que un cooperante preste ayuda, pero a su vez estamos ayudando a gente que lo está pasando mal en continentes como África, Asia o América. Y lo hacemos sin abandonar las competencias que sustentan la razón de ser de esta administración pública de servicio hacia los ciudadanos, como lo demuestra el hecho de que se aplican propuestas, iniciativas y planteamientos que tienen que ver con el desarrollo y progreso de la provincia, como pueden ser los planes de empleo, de obras municipales, etc. No olvidamos nuestra obligaciones”, afirma.

El presidente de la Diputación, que está al corriente de los últimos movimientos acaecidos con el retorno de cooperantes, repatriados con carácter de urgencia la semana pasada por el Gobierno de España ante los indicios de secuestros inminentes en la zona del Sáhara, confía en que la situación se normalice porque la situación de los refugiados saharauis precisa de la colaboración de estos voluntarios. “Los cooperantes hacen un esfuerzo decidido y valiente. Para ellos, sin embargo, es secundario el temor al hecho de estar allí, en el desierto, ayudando y trabajando a favor de una gente que lo está pasando muy mal, como me consta por propia experiencia, aunque no descuidan esta advertencia de peligro”, añade, y aprueba la decisión de estos cooperantes y amigos del pueblo saharaui de que hoy mismo –por ayer- regresaran a Tinduf.

La Diputación de Ciudad Real ha resuelto en la convocatoria actual de becas a cooperantes en programas de Cooperación Internacional al Desarrollo, conceder una ayuda por valor total de 97.650 euros a cuarenta y un voluntarios. El montante de las becas se distribuye en función del tiempo de permanencia en el lugar de destino, estableciéndose un período mínimo de un mes y máximo de seis. Para gastos de transporte, póliza de accidentes y enfermedad, la Diputación ha instituido una cantidad de 1.500 euros y otros 450 euros de ayuda mensual para manutención y alojamiento.

Pertenecientes a las ONG APRODEL (Asociación Profesional del Desarrollo Local y la Promoción Económica), Asamblea de Cooperación por la Paz, CALMA (Cooperación Alternativa Manchega), Secretariado Diocesano Pastoral de Juventud, SOLMAN (Solidaridad Manchega con los Pueblos del Tercer Mundo) y Tierra Solidaria, más de la mitad de ellos como Valentín Moisés Bastante, Fernando Calatayud, Ana Rosa Francés, Marisol Muñoz, Vicente Ruiz, María Rosa Sánchez-.Mateos, María Sánchez-Migallón, Pedro Luis Carramolino, Gloria Chamarro, José María Cruz, Patricia González, María Alejandra Leombruno, Vanesa Murillo, María Jesús Romero de Ávila, Israel Talavera, Consolación Torrijos, María de Nazareth Vieco, Juan Antonio Caba, Mario Caballero, , Bernardo Fernández-Caballero, David Pozo Cámara, María Pilar Ruiz y Juliana Villaluenga se encuentran ya en sus destinos en Tijuana y San Cristóbal de las Casas (Méjico); en Santo Domingo (República Dominicana); en El Salvador; en Honduras, en Bogotá y el Valle del Cauca (Colombia) y en Guatemala.

Otros como Antonia Briones, María Hidalgo, Susana Ruiz, Julia Isasi, Paula Fernández, Lucía Arroyo, Antonio Cifuentes e Isabel Cobo, tienen previsto partir en los próximos días, entre el 13 de agosto y el 1 de septiembre a diferentes zonas de la República Dominicana, Colombia y Perú. Además, en el mes de octubre emprenderán viaje para prestar su ayuda a municipios de República Dominicana, Honduras y El Salvador, los cooperantes Luis Miguel Fernández, Antonio Fernández-Caballero, Juan Miguel Fernández Aguilar, Nuria Gómez, Raquel Medina, Ángel y María Inmaculada Rodríguez-Escalona y Ana María Ruiz Macías.

Finalmente, en el mes de noviembre serán Eloísa Muela y María del Prado Cañizares, de la ONG Solman, quienes se trasladen a Honduras. La primera lo hará por espacio de dos meses para trabajar en el proyecto de apoyo e integración de niños y niñas con discapacidad en zonas urbanas en riesgo de pobreza extrema en el distrito de Morazón, en Tegucigalpa; y la segunda, por un periodo de seis meses, hasta abril de 2013, para participar en el apoyo integral a jóvenes en situación de exclusión social, favoreciendo su incorporación al sistema educativo formal y fortaleciendo sus capacidades como agentes de desarrollo comunitario.

Vía: www.dipucr.com

- patrocinador -