La Mancha húmeda a vista de avioneta
La Mancha húmeda a vista de avioneta

La Mancha, más bella que nunca, a vista de pájaro, y pletórica de agua. Más de tres décadas, al menos, han hecho falta para poder registrar imágenes tan espectaculares como estas, colgadas recientemente en la web por el piloto de una avioneta. Se trata de una ruta realizada de Este a Oeste sobre el Acuífero 23, a lo largo de los ríos Záncara y Cigüela, recorriendo los términos municipales de Alcázar de San Juan, Herencia, Villarta de San Juan, Arenas de San Juan y Villarubia de los Ojos, y que gracias a miciudadreal.es hemos podido descubrir.

La Mancha surcada por nudos de agua y autopistas azules, y barnizada de un verde casi fluorescente. Un horizonte cromático que se balancea hipnóticamente marcado por los virajes del aeroplano, y bajo el que se intuye el gran misterio manchego: el acuífero 23 como un gran mar subterráneo.

Este bello documento, firmado bajo el nick “Avioneto”, constata las excepcionales condiciones de los humedales manchegos tras las lluvias de las últimas semanas, que han hecho posible “milagros” como el rebosamiento de las Tablas de Daimiel, la completa recuperación de las Lagunas de Ruidera, el desembalse de todos los pantanos, el renacimiento de ríos desaparecidos, la aparición de géiseres o el hundimiento de decenas de metros de terreno.

Las condiciones tras el rellenado de los acuíferos son tales que se suceden los afloramientos de agua en el entorno del Guadiana, y los expertos prevén que los Ojos del río cervantino se “abran” de nuevo a la luz del sol entre los meses de mayo y junio. No lo hacían desde 1983.

Esperemos que espectáculos como este nos hagan reflexionar sobre la vital importancia de racionalizar, tanto a nivel político como personal, el consumo y gestión agrícola e industrial del agua. Imágenes como estas nos muestran el contraste entre la irresponsabilidad y la avaricia, y lo que pudiera significar para el planeta una gestión sostenible de los recursos naturales.

Vía: miciudadreal.es