El miércoles por la mañana, los Gigantes, de riguroso luto y acompañados de vecinos, velaron la Sardina en la Plaza de España. Los llantos y la desesperación abrumaban los corazones de los herencianos por el fin del Carnaval. A las 15.30 de la tarde, la plaza funcionó como un tanatorio improvisado, donde los asistentes ofrecieron las condolencias más sentidas a los familiares y amigos de la Sardina. Para mitigar este gran dolor, el Centro de Mayores repartió mistela y dulces típicos.

entierro de la sardina del carnaval de herencia 2014

Después, el cortejo partió hacia la pira crematoria, presidido por el sacerdote que no dudó en ningún momento en consolar a sus vecinas que acompañaban el coche fúnebre, elaborado por Jesús “Chamusca”. Oraciones, plegarias, gritos y algún desmayo se vivieron durante el trayecto que recorrió las calles Iglesia, Cristo de la Misericordia, Santo Sepulcro hasta la Sierra de San Cristóbal. Una vez allí, se procedió a incinerar a la Sardina junto con un pelele, fue el momento de mayor intensidad. Vecinos y familiares se despedían de ella con el corazón roto del dolor. Se aprovechó el momento para rifar un obsequio entre los asistentes y entregar al oficiante un diezmo a modo de figura por los servicios prestados en el sepelio.

Ganador de la Sardina de Herencia
Ganador de la Sardina de Herencia

Tras la incineración, se degustó sardinas asadas y limonada. El buen tiempo favoreció la concurrencia de dolientes por las calles y en la sierra. Por este motivo, se prepararon cien kilos de sardinas y otros cien litros de refresco. Fue una tarde espléndida que sirvió como broche final al Carnaval de Herencia.

Más fotografías en google plus de Mentxu.

Fuente: Ayuntamiento de Herencia

DEJAR UNA RESPUESTA