La Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA) de Castilla-La Mancha se ha reunido este viernes con el director general de Montes y Espacios Naturales, Javier Gómez-Elvira, para exigir al Gobierno regional medidas urgentes e inmediatas,  a medio y largo plazo, para combatir la plaga de conejos que sufren los cultivos de la región y que se ha intensificado en los últimos años, en múltiples localidades como Herencia (Ciudad Real).

El secretario regional de UPA, Julián Morcillo acompañado del secretario de Agricultura, Ramón Sáez, y de la secretaria de Desarrollo Rural de UPA Castilla-La Mancha, María Sánchez se han reunido con Gómez-Elvira para trasladarle la “desesperación e impotencia” que sienten cientos de agricultores por los tremendos daños que la plaga de conejos viene causando en sus cultivos.

Por ello, según ha informado UPA en un comunicado, han solicitado medidas concretas y urgentes para atajar este problema en zonas específicas de la región, entre ellas, la comarca de La Manchuela, albaceteña y conquense, Montealegre, Almansa e Higueruela, Quero, Alcázar de San Juan, Villafranca de los Caballeros, Herencia, Villanueva de Alcardete, Miguel Esteban, La Puebla de Almoradiel, Quintanar de la Orden, Pedro Muñoz, Corral de Almaguer, El Toboso y Herencia.

UPA ha ofrecido su colaboración para seguir delimitando estas zonas localizadas que deben declararse como “espacios de emergencia cinegética” y ha mostrado su disposición a trabajar y participar en la elaboración y puesta en marcha del convenio con ADIF y las confederaciones hidrográfricas implicadas para el control de conejos en las zonas de protección de autovías, carreteras, líneas férreas y, sobre todo, en el curso de los ríos donde la maleza hace ineficaces todas las medidas.

Julián Morcillo ha recordado a Gómez-Elvira que históricamente la propia legislación autonómica reconocía el conejo como una plaga que exige controles continuos y habituales para la protección de los cultivos, pero el Real Decreto 10/2009 que declaraba al conejo ‘especie de interés preferente’ y de alguna manera lo protegía es una ley que ha quedado “desfasada”.

Por todo ello, UPA Castilla-La Mancha solicita que modifique este Real Decreto y se adapte a la situación actual ya que nos encontramos con el mismo problema que históricamente hemos vivido en la Península Ibérica. Es decir, que la Administración reconozca que los conejos siguen siendo una amenaza y provocan daños a los cultivos de los agricultores.

En los próximos días la Administración regional se ha comprometido a remitir a UPA el borrador de convenio para que la organización pueda realizar sus aportaciones e incluir medidas urgentes y necesarias y, además, preparar un Plan de Prevención en estas zonas concretas para anticiparse y evitar los daños en los cultivos el año que viene.