Explotaciones agrarias y casas de campo situadas en Tomelloso, Herencia, Membrilla o el Valle de Alcudia han sufrido en las últimas semanas diversos asaltos, que en el caso de la primera localidad se saldaron con el robo de más de una decena de motores, gasoil y cable de cobre, en fincas ubicadas en la zona de la carretera de Pedro Muñoz y la de Socuéllamos. En el Valle de Alcudia, los ganaderos lamentan que sufren el robo de animales.

Ante esta situación, el secretario general de la Asociación Agraria Jóvenes Agricultores (ASAJA) de Ciudad Real insta a los representantes políticos a que agilicen al máximo la entrada en vigor de la reforma del Código Penal, actualmente en trámite parlamentario. Florencio Rodríguez lamenta que “mientras esta reforma se debate los robos continúan”. El representante agrario valora la gran labor que están desarrollando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, especialmente la Guardia Civil a través del operativo ROCA (Plan contra Robos en el Campo), con numerosas detenciones, “aunque desgraciadamente muchos de los delincuentes siguen sin ingresar en prisión”.

Un ejemplo de ello son las últimas detenciones realizadas por miembros del Instituto Armado en Tomelloso a un grupo organizado compuesto por ciudadanos rumanos vecinos de la localidad manchega, presuntos autores de un total de 102 robos con fuerza cometidos en explotaciones agrícolas y ganaderas, casas de campo, establecimientos públicos y domicilios de la comarca de La Mancha.