La localidad de Herencia contará el próximo mes de septiembre con una planta de tratamiento de residuos de demolición y construcción, los conocidos  como RCDs,  lo que va a posibilitar una mejora en el entorno medioambiental de los diversos municipios de la comarca de La Mancha, que serán los que lleven a esta planta este tipo de residuos, para su tratamiento y su reutilización. Las obras se han iniciado ya, y está previsto que esté totalmente operativa en el mes de septiembre. Supondrá una inversión de alrededor de 469.000€ en la primera fase de un proyecto de más de dos  millones que se presentó al concurso de Comsermancha.

Las instalaciones, en las que ya se ha iniciado el trabajo con el cerramiento perimetral de la parcela, se ubican en una parcela 6 hectáreas en el camino Cañada el Calero, en el paraje  conocido como  el Reventón de la Marañona, ubicado a unos 4 kilómetros de Herencia.

El vicepresidente de Comsermancha y alcalde de Herencia, Jesús Fernández, explica que este proyecto ha llevado un largo proceso de elaboración, tras valorar la necesidad de que en los diferentes pueblos exista de la eliminación de este tipo de residuos. “Ahora, la planta va a estar operativa en breve y supondrá además de la inversión, la creación de varios puestos de trabajo, una muy buena noticia para la comarca”, como asegura.

  • Características técnicas de la planta

La planta para tratamiento de residuos  procedentes de la demolición y construcción de edificios, naves, obras  civiles y publicas, contará con un vertedero de cola para materiales no reutilizables con una capacidad total de  600.000 m3. Esta instalación tendrá, además del vallado perimetral, una plataforma impermeabilizada de hormigón de 2.500 m2,  para el proceso de separación de residuos y trituración de materiales  para su clasificación como zahorras homologadas y su aplicación en la  construcción de caminos, calles  y todo tipo de viales y plataformas.

También dispondrá de una zona acondicionada para el almacenamiento de las zahorras, báscula y  módulo de oficina para control, nave de mantenimiento de 200 m2, y una zona cubierta para almacenamiento temporal de residuos peligrosos. Asimismo, contará con una balsa  impermeabilizada para tratamiento de las aguas en contacto con los  residuos, una celda de vertedero para rechazos y todos los viales necesarios dentro de las instalaciones para poder realizar los trabajos  precisos para la valorización y tratamiento de los residuos. Dicho proyecto cuenta con todas las autorizaciones de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha.

Las obras de esta planta las está realizando una Unión Temporal de Empresas (UTE) integrada por Recinor y Aldasa, con las que también colaboran diversas empresas de la comarca.

En la nueva planta se está realizando ya el acopio de escombros (4.000 toneladas aproximadamente) procedentes de  demolición de las viviendas de Hermanos Laguna (Alcázar de San Juan) para su trituración y posterior empleo en la construcción de las infraestructuras de la planta.

Está previsto su pleno funcionamiento en el  mes de septiembre para todos los usuarios que lo deseen. Además, está planificada la construcción de un carril de desaceleración y  aceleración en la variante de la N-420 para facilitar el acceso al camino de la planta, así como la mejora del mismo.

La nueva planta ocupa un lugar estratégico en la que muchos pueblos pueden utilizarla, ya que a Alcázar de San Juan está a 18 km, Villafranca de los caballeros a 9 km., Puerto Lapice a 10 km y Camuñas a 7 km, entre otras muchas localidades de la comarca.