No es la primera vez que en un anecdotario hago referencia a algún accidente o situación dramática de algún herenciano de épocas anteriores.

En esta ocasión muestro el caso del herenciano Félix Moreno-Palancas Díaz-Pavón, que falleció en 1929, agradeciendo a su bisnieto Gonzalo Gallego Moreno-Palancas que me haya hecho llegar la anécdota de su fallecimiento.

Félix Moreno-Palancas Díaz-Pavón era hijo de Escolástico y de María Paula y había nacido el 18 de Noviembre de 1886 en Herencia.

En la segunda década del pasado siglo XX, contrajo matrimonio con Micaela García-Escribano.

Felíx Moreno-Palancas, falleció el 9 de Octubre de 1929 de forma trágica. Dos días después la prensa nacional se hace eco del suceso. Así, el 11 de octubre de 1929 en el Diario de “La Vanguardia” se da la siguiente noticia:

Informan de Herencia, que al subir en marcha al carro que conducía, Felipe Moreno Palancas, se cayó, pasándole una rueda por encima causándole heridas que determinaron su muerte instantánea”.

11 de Octubre de 1929 en el Diario de “La Vanguardia”
11 de Octubre de 1929 en el Diario de “La Vanguardia”

Este es el escueto resumen de un drama al que podemos dar más forma gracias a los recuerdos de uno de sus hijos, Mariano Moreno-Palancas. Según su recuerdo familiar, su padre murió al pasarle por encima la rueda de su carro cargado de uva (obviamente a mediados de Octubre, la campaña de la vendimia estaba en pleno desarrollo). La curiosidad de este recuerdo, radica en que, tras el percance, las mulas volvieron solas a su casa con el carro sin el conductor. Evidentemente la alarma se cernió en los miembros de la familia que salieron inmediatamente en busca de Félix. Aunque pronto fue encontrado su cuerpo nada se pudo hacer por su vida, falleciendo 6 horas después.

En la notica de prensa hay una errata, pues se habla de Felipe cuando el nombre correcto era Félix. Como dato anexo a esta información y curioso por la importancia de los motes en el reconocimiento de las estirpes herencianas, hemos de indicar que el mote o apodo del fallecido era “Picarito” (alias todavía muy establecido en la localidad).

En el Archivo Parroquial de Herencia, en el apunte de su fallecimiento se indica que recibió sepultura con “funeral de segunda clase, a los cuarenta y tres años de edad”. La causa de la muerte se detalla como “fractura de cráneo producida por atropello de un carro cargado, según certificación facultativa”.

En el citado apunte de defunción se enumeran los nombres de los cinco hijos que dejaba el fallecido: “Nicomedes, Félix, Mariano, Paula y Asunción”.