El Banco de Alimentos de Ciudad Real tendrá un nuevo aliado esta Navidad gracias a la iniciativa ‘Palabras por kilo’, diseñada por Bibliotecarios de Ciudad Real Asociados (BICRA), cuya presidenta es Ana Fernández Conde, bibliotecaria de Herencia (Ciudad Real), para recoger la mayor cantidad posible de comida no perecedera. La intención de este colectivo es que las bibliotecas públicas municipales de la provincia participen en una acción que servirá para intercambiar cultura por solidaridad.

Así, 32 bibliotecas han preparado actividades especiales para la jornada del 17 de diciembre. En ella, se buscará atraer al público para que done sus alimentos. A cambio, cada donante recibirá un cuadernillo con juegos de palabras, entre los que aparecen palíndromos, jitanfáforas, textos monovocálicos o abecegramas. Eso en el caso de los mayores, los más pequeños recibirán a cambio de sus donaciones un puzzle con la portada del cuadernillo.

La Diputación Provincial de Ciudad Real es uno de los principales colaboradores de la campaña, ya que ha sido la encargada de imprimir todo el material, que será distribuido en las bibliotecas que ya se han sumado a la iniciativa para recompensar la solidaridad de los visitantes.

Presentación de la campaña "palabras por kilos"
Presentación de la campaña “palabras por kilos”

La presidenta de BICRA, Ana Fernández-Conde, fue la encarga de suscribir el contrato con el Banco de Alimentos de Ciudad Real y aseguró que, de esta forma, “se demuestra el compromiso de los bibliotecarios municipales de la provincia con los problemas de la sociedad”. Fernández-Conde recordó que “las bibliotecas son espacios abiertos pensados para que tengan cabida todas las personas sin ningún tipo de discriminación, ejerciendo una labor social como representantes activos de cultura”, y por eso creen que mucha gente puede colaborar con una campaña que servirá para ayudar a los más necesitados.

Por su parte, el presidente del Banco de Alimentos de Ciudad Real, Segundo Alcázar, aseguró que “es una campaña muy importante ya que la lectura y la educación son la base de la sociedad y de ellas se adquiere un valor como la solidaridad, que es mejor aprenderlo en edades tempranas”.

Alcázar mostró su convencimiento de la alta participación de la sociedad ya que “las bibliotecas siguen siendo el mejor punto de concentración e intercambio de cultura y conocimiento”, y agradeció a BICRA que haya pensado en el Banco de Alimentos de Ciudad Real como beneficiario de la campaña ‘Palabras por kilos’.