No es la primera vez que trato el tema del Carlismo en Herencia. En un “anecdotario” anterior presenté la vida de Luís Antonio González-Román Gómez-Calcerrada que nació en nuestra localidad el 21 de Junio de 1785, y que fue cabecilla de una partida de carlistas o “facciosos” durante la década de los años 30 del siglo XIX.

apunte 2Posteriormente, colaboré con el herenciano Enrique García Moreno-Manzanaro en el profundo estudio histórico “El Carlismo en Herencia” que fue publicado por el Excelentísimo Ayuntamiento de Herencia con motivo de la feria 2013. En este estudio, Enrique muestra gran cantidad de hechos históricos y personajes que nos dan una idea de la gran relevancia que tuvo en nuestra localidad las luchas fratricidas que se sucedieron en toda España durante todo el siglo XIX (1833-1879).

Incluso antes de que se iniciase “históricamente” la confrontación, en concreto en 1833, el Ayuntamiento de Herencia fue atacado por el “faccioso” Béjar. Fue el primer encuentro dramático de la historia herenciana con este movimiento social y político que duraría varias décadas. Entre 1834 y 1835 se creó en nuestra localidad una partida carlista denominada la “facción de los de Herencia” constituida por unos 15 o 20 hombres.

En 1836 el término herenciano se ve atravesado por partidas carlistas como la de los cabecillas Rodríguez Zanquilla, Venancio Verdugo, “Chinorri”, los Palillos (padre e hijo), Luís Archidona “el Batanero”, “Orejita”, Basilio García, Pablo Sánchez “Quero”, . A estas partidas hay que citar al cabecilla herenciano ya mencionado Luís González. Al mismo tiempo, soldados del ejército real se asentaban en Herencia para perseguir a dichas partidas.

Quizá los momentos más trágicos se sucedieron en el verano de 1837, cuando las partidas de Orejita y Palillos recorrieron la comarca y aparecieron en Puerto Lápice, con unos setecientos hombres atacando a la población, prendiendo fuego a las casas que se hallaban fuera del fuerte e intentando penetrar en su interior. Desde esta localidad, los carlistas amenazaron a la vecina localidad de Herencia con un eminente ataque.

Ejemplos de los dramas que se vivieron en aquel verano de 1837, lo vemos en las muertes violentas de los siguientes herencianos. Algunos, simples habitantes que fueron asaltados en parajes y murieron trágicamente, otros, juzgados como facciosos y que murieron fusilados.

 

FECHA Fallecido Edad Estado Civil Hijos
 

22 de Junio de 1837

Francisco José Fdez-Montes

 

57 años Marido de Alejandra Fdez-Paniagua.Viudo de Paula Teresa Sosa Ortiz. Ramón.Antonio.

Francisco.

                 “…de muerte violenta en el sitio el Monte, del término de Alcázar de San Juan”.  

 

1 de Julio de 1837 José Álvarez Díaz-Meco

 

33 años Marido de Braulia López-Escribano Ruíz Celedonio.Domingo.

Romualdo.

30 351

 “… de muerte violenta en el sitio de Veganueva, del término de Alcázar de San Juan”.

 

22 de Agosto de 1837 Juan Manuel Moya García-Cano

 

35 años Marido de Trifona LópezViudo de Cristina R- Parrado S-Paulete Presentación.Cristina.
 “… haber muerto violenta y repentinamente a manos de los facciosos

en las inmediaciones a la ermita a San Cristóbal”.

 

Era Sargento del Regimiento Provincial de Alcázar de San Juan.

 

 

5 de Septiembre de 1837

Juan Ramón Fdez-Almoguera Díaz-Serrano  

42 años

Marido de Mª Encarnación Díaz-Panadero Rodríguez-Illescas JuanaManuel

Juan Ramón

Aquilino

Ramona

“… en el sitio del Puerto Lapiche, había muerto violenta

y repentinamente a manos de los facciosos”

 

14 de Septiembre de 1837 Francisco Bermúdez Caballero

 

21 años Soltero.Hijo de Ruperto y Joaquina.
“ … sufrió la pena capital del fusilamiento

por Orden del Comandante General de esta Provincia”.

 

 

14 de Septiembre de 1837

Mariano López-Gascón García-Morato 26 años Marido de María Dolores Saiz de la Peña. Rogelio.Julián.

M” Presentación

 

“… sufrió la pena capital del fusilamiento

por Orden del Comandante General de esta Provincia”.

 

 

A veces los hechos trágicos se envuelven en una serie de circunstancias que quedan, inolvidables, en la memoria de toda la sociedad del momento. Como ejemplo, tenemos el siguiente acontecimiento, rememorado por la herenciana Liduvina Navarro López de Pablo de 88 años de edad; quien nos relata el siguiente suceso, acaecido a dos tíos suyos, cuya memoria estuvo patente siempre en el espíritu familiar muchas décadas después.

En una de las amenazas de los facciosos a Puerto Lápice, que por extensión suponía una amenaza a Herencia, jóvenes herencianos acudieron a combatir a la vecina localidad. Fue el caso de Laureano y Doroteo Sanchéz-Aguilera Soberón, hijos de Doroteo y Felicia. Hubo un enfrentamiento con los carlistas en el paraje de “Los Manriques” donde falleció uno de los hermanos (Laureano). Tras regresar a Herencia, el otro hermano, se enteró de la muerte de su familiar, pues en el fragor de la escaramuza, en retirada, no sabían de las posibles bajas. Al conocer el trágico fin de su hermano, Doroteo afirmó “donde haya muerto mi hermano, muero yo” y volvió al paraje buscando a su desaparecido hermano. Y en el mismo lugar, murió bajo el fuego carlista. Ambos hermanos fueron enterrados en este paraje, y unas décadas después, en el siglo XX fueron exhumados sus restos para enterrarlos en el cementerio local. Para muchos de los herencianos de aquellos momentos, ambas muertes fueron consideradas “en opinión de Santo”, y en el momento del traslado de sus restos, los cuerpos de los fallecidos estaban incorruptos.

Artículos relacionados

COMPARTIR
Artículo anteriorConcierto de verano de la agrupación musical
Artículo siguienteI Campeonato 3×3 7 Vidas Virgen de la Soledad
Herenciano de pura cepa. Nacido en la antigua calle Chancleta y alumno de Don Hermógenes. Amante del Carnaval y que durante muchos años fue Secretario de la Permanente de la Semana Santa de Herencia. Autodidacta en la investigación de la historia de su localidad, tiene varios trabajos publicados y es colaborador durante años del particular "Anecdotario" histórico. Actualmente se dedica a la docencia desde dos Academias de Enseñanza en Herencia y Tomelloso.