proyecto era de la fundacion la merced

A través de diferentes medios y también de facebook hemos sabido de este proyecto de la Fundación La Merced: ERA. Espacio para Recrearse y Aprender. Contribuir a la erradicación del trabajo infantil, la explotación doméstica y/o sexual en Bienvenido y Hato Nuevo. Un proyecto de la Fundación La Merced para República Dominicana destinado a 143 niños y niñas menores de 14 años.

Os copiamos el resumen completo del proyecto que podéis ver y apoyar en la página web de Convocatoria de proyectos de Fundación Mapfre.

Descripción del Proyecto ERA

Somos una asociación sin fines de lucro que trabaja para prevenir y erradicar el trabajo infantil, la explotación doméstica y/o sexual comercial de las comunidades de Bienvenido y Hato Nuevo en Manoguayabo. Nuestra labor consiste en capacitar de forma integral a los niños, niñas y adolescentes que se encuentran realizando tareas no contempladas para su edad o actividades en condiciones peligrosas, promover su inserción escolar y realizar un seguimiento psicopedagógico de los niños, niñas, adolescentes y sus familias. Actualmente 143 niños, niñas, adolescentes y 88 familias participan de forma directa en los programas y proyectos gestionados por la Fundación, beneficiando a un total de 543 personas.

Las comunidades de Bienvenido y Hato Nuevo se encuentran dentro del sector de Manoguayabo en el municipio de Santo Domingo Oeste, parte de la provincia de Santo Domingo. La población de Bienvenido es de unos 6,134 habitantes, mientras que en el paraje de Hato Nuevo viven 12,490 personas para un total de 18,624 personas. Según este censo, 1,098 personas son nacidas en Haití.

La situación social de estas comunidades periféricas de la ciudad de Santo Domingo viene marcada por la pobreza, la baja calidad de la oferta educativa, el alto índice de desempleo, la inseguridad ciudadana, el tráfico de drogas, la prostitución y la falta de espacios para la recreación de los más pequeños. La población se caracteriza por tener una baja escolaridad tanto en hombres como mujeres con un promedio de 5.5 años por lo que su participación en el mercado laboral está restringida a ocupaciones de reducida calificación e ingreso.

En respuesta a esta situación la Fundación La Merced crea en el año 2013 el Espacio para Recrearse y Aprender (ERA) con una sala de tarea para los niños y niñas de 8 a 12 años de edad.

ERA (Espacio para Recrearse y Aprender), más allá de brindarles un reforzamiento académico permite a este colectivo, en situación de trabajo o en riesgo, alejarse unas horas de su realidad. También, permite trabajar con las familias para sensibilizarlas sobre las consecuencias del trabajo a temprana edad. ERA utiliza la metodología del Quantum Learning. Es un programa que sirve de puente hacia la educación formal, articulando las actividades alrededor de tres componentes:

  1. Crecimiento personal: valores y hábitos de vida
  2. Nivelación académica
  3. Recreación

Esta metodología está muy adaptada a niños/as y adolescentes que tienen dificultades de aprendizaje y de comportamiento. Además, el trabajo social y el apoyo psicológico están contemplados para tomar en cuenta las dinámicas y dificultades familiares, respondiendo de forma más sistémica y sostenible en la problemática del trabajo infantil.

A partir de ERA se articula el trabajo social y el apoyo psicológico: visitas a domicilio, entrevistas individuales con el colectivo beneficiario y sus familias, reuniones de padres y madres, acompañamiento a las familias, como actores importantes del Programa. Actualmente la Fundación acoge en dos tandas, matutina (9:30 a.m. – 12:00 p.m.) y vespertina (3:00 – 5:00 p.m.).

Esta propuesta pretende contribuir a la erradicación del trabajo infantil, a la explotación doméstica y o sexual en República Dominicana, a través del enfoque de derechos, proponer a esos niños, niñas y adolescentes espacios educativos que les alejan de la calle. En paralela, se realiza un trabajo de concientización con sus familias sobre los derechos de la niñez y los riesgos del trabajo infantil en el desarrollo de sus hijos e hijas.

En enfoque comunitario, lleva a sensibilizar la comunidad y los actores educativos más importantes de ella: los maestros. Más allá de la erradicación, el enfoque está dado en la prevención que se pueda realizar desde la escuela. El enfoque de derechos adoptado conlleva un trabajo de incidencia hacia los garantes de derechos. Con todo ello se persigue también que se trasladen las capacidades de gestión hacia los facilitadores comunitarios, en muchos casos padres, madres y/o tutores de los beneficiarios, convirtiéndolos en protagonistas del destino de sus familias y de su comunidad, de forma tal que se cree desde la comunidad una red multiplicadora empoderada.

El pasado 24 de septiembre del año en curso, se lanzó una Campaña de recaudación de fondos para la construcción de un nuevo espacio físico de ERA para que se pueda atender la demanda real de la comunidad, que podría asistir a unos 200 beneficiarios aproximadamente. El proyecto contará con un parque infantil, campos de deporte, guardería infantil, aulas de uso múltiple para alfabetización de niños/as, adolescentes y adultos, capacitación laboral, dispensario médico, salón multiusos, entre otros.