Se han esclarecido un total de cincuenta y ocho robos cometidos en polígonos industriales, de los cuales treinta y seis han sido cometidos en localidades de la provincia de Ciudad Real, seis de los cuales fueron en Herencia.

Operacion Lagoon de la guardia civilOtros seis fueron en Alcázar de San Juan, cinco en Manzanares, tres en Malagón, dos en La Solana, dos en Tomelloso, otros dos en Villarta de San Juan y una en las localidades de Alcoba de los Montes, Daimiel, Miguelturra, Santa Cruz de Múdela y Viso del Marques respectivamente, así como cuatro delitos de robo o hurto de uso de vehículo a motor en Alcázar de San Juan y uno en Manzanares.

La Guardia Civil de Ciudad Real en el marco de la operación “Lagoon”, ha detenido a ocho personas como presuntas autoras de cincuenta y ocho robos en polígonos industriales cometidos en las provincias de Toledo, Madrid y Ciudad Real, habiendo recuperado gran cantidad de efectos sustraídos. Los efectos sustraídos y los daños causados ascenderían a  más 400.000 euros.

La operación “Lagoon” se inició el pasado mes de marzo por la Guardia Civil de Manzanares, al detectar un aumento de robos en empresas de polígonos industriales de la comarca, en la que los autores sustraían gran cantidad de herramientas así como también algún vehículo, tipo furgoneta, que utilizaban para transportar el material sustraído.

Los investigadores de la Guardia Civil de Manzanares realizaron múltiples gestiones dirigidas a la localización e identificación de los autores de estos hechos, así como a la recuperación de los efectos sustraídos.

En el transcurso de las investigaciones se produjo un robo en una empresa del polígono industrial de Manzanares donde, además de los muchos efectos robados, también sustrajeron una furgoneta, la cual fue localizada al poco tiempo, gracias a la colaboración ciudadana, en la localidad toledana de Villafranca de los Caballeros.

De los datos facilitados a la Guardia Civil por diversos ciudadanos se pudo desprender la participación en los hechos delictivos investigados  de un nuevo vehículo, el cual era utilizado como lanzadera por el grupo criminal.

Una vez centrada la línea de investigación en este nuevo vehículo y sus ocupantes, se realizaron diversos operativos policiales que permitieron localizar los domicilios de estas personas en la localidad ciudadrealeña de Daimiel y la toledana de Villacañas, averiguándose que los efectos sustraídos eran vendidos con posterioridad  en una planta recuperadora ubicada en la Cañada Real Merina de Madrid.

Durante uno de estos operativos policiales se recuperó una furgoneta en la localidad de Daimiel, la cual había sido sustraída en un polígono industrial de Alcázar de San Juan, siendo utilizada hasta entonces para transportar y trasladar el material sustraído hasta la citada planta recuperadora.

Reunidas las pruebas incriminatorias suficientes se procedió a la explotación de la operación, dividida en dos fases, la primera desarrollada en las localidades de Manzanares y Villacañas, donde fueron detenidas dos personas, R.S., de 39 años y G.S., de 29 años ambos de nacionalidad rumana y vecinos de Villacañas  como presuntas autoras de robos en polígonos industriales, siendo investigadas por estos mismos hechos, M.D., de 27 años y I.C., de 35 años, también ciudadanos rumanos.

El modus operandi utilizado por los integrantes de este grupo consistía en trasladarse, de día,  desde las localidades de Daimiel o de Villacañas a distintos polígonos Industriales las provincias de Ciudad Real, Toledo o Madrid, con la finalidad de detectar aquellas empresas dedicadas preferentemente a la siderurgia o a la electricidad,  que reuniesen las condiciones necesarias y más favorables para la comisión de los robos, llegando en ocasiones a realizar tentativas para estudiar los sistemas de seguridad, posible material a sustraer y el tiempo de respuesta policial.

Posteriormente, ya de noche, se dirigían a la empresa más propicia para cometer el robo, trasladándose después a la planta recuperadora de la Cañada Real Merina, tomando numerosas medidas de seguridad durante su traslado y en el momento de entregar la mercancía robada.

Con la detención de estas personas se han esclarecido un total de cincuenta y ocho robos cometidos en polígonos industriales, de los cuales treinta y seis han sido cometidos en localidades de la provincia de Ciudad Real; seis en cada una de las localidades de Alcázar de San Juan y Herencia, cinco en Manzanares, tres en Malagón, dos en cada una de las localidades de La Solana, Tomelloso y Villarta de San Juan y una en las localidades de Alcoba de los Montes, Daimiel, Miguelturra, Santa Cruz de Múdela y Viso del Marques respectivamente, así como cuatro delitos de robo o hurto de uso de vehículo a motor en Alcázar de San Juan y uno en Manzanares.

Seis robos fueron cometidos en la localidad toledana de Villacañas.

Dieciséis robos se perpetraron en la provincia de Madrid, ocho en cada una de las localidades de Ciempozuelos y Valdemoro.

El valor de los daños ocasionados y de los efectos robados podría ascender a más de 400.000 euros.

La segunda fase  se realizó en la planta recuperadora de la Cañada Real Merina de Madrid, donde se practicó un registro en el que se aprehendieron gran cantidad de efectos sustraídos, como radiales, amoladoras, taladros, grupos de soldadura, sopletes, lanzas térmicas, pistolas eléctricas, cizallas, maletines con juegos completos de llaves de carraca, baterías, multímetros, compresor, motores eléctricos para bombas de agua, embobinados de cobre, cableado de cobre limpio y otros efectos, así como una carretilla elevadora.

También fue incautado un turismo y documentación referentes a las entradas de los efectos vendidos que procedían de estos robos. Los efectos recuperados están valorados en más de 200.000 euros.

Asimismo, el Equipo de Seprona de la Guardia Civil de Manzanares realizó una inspección administrativa, levantando acta por numerosas infracciones administrativas.

Una vez finalizado el registro se procedió a la detención de seis personas C.A.H., de 36 años, S.A.H., de 32 años, V.G.G., de 58 años, J.H.D., de 29 años, M.A.G.T., de 45 años y M.M., de 39 años, este ultimo de nacionalidad marroquí y todos ellos vecinos de Madrid, como supuestos autores de un delito continuado de receptación.

C.A.H., gerente de la empresa, también ha sido investigado por  un delito de falsificación de documento público, así como uno de los trabajadores fue denunciado por estancia ilegal.

Las diligencias instruidas junto con los detenidos y efectos intervenidos han sido puesto a disposición del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Manzanares.

La Guardia Civil agradece la colaboración ciudadana, que ha sido fundamental para iniciar las primeras investigaciones y recuerda que dispone del teléfono de atención permanente, 062, para comunicar cualquier tipo de incidencia.