En diversos medios se están haciendo eco de “la amenaza de cierre” que se cierne sobre la Unidad de Recaudación Ejecutiva URE de Alcázar de San Juan, el próximo 1 de enero de 2018. Desde el sindicato CSIF de Ciudad Real se ha denunciado este hecho.

CSIF afirma que este cierre provocará “trastornos” a la población de esta región donde se incluyen poblaciones como el propio Alcázar de San Juan, Campo de Criptana, Socuéllamos y Herencia, entre otros.

El cierre de este centro de atención e información de la Seguridad Social (CAISS) y de UREs de los últimos años está provocando que numerosos ciudadanos tengan que moverse largas distancias, de hasta 80 kilómetros, o recurrir a gestorías, con los gastos que suponen.

La central sindical independiente y de funcionarios considera que la administración pública “no se puede mover por estándares de empresa privada y debe primar la cercanía con los administrados, abriéndose a la sociedad y no cerrando centros de trabajo”.

Por ello, confía en que las fuerzas políticas y sociales de Alcázar de San Juan y su zona de influencia “se movilicen y paralicen el cierre de la Unidad de Recaudación Ejecutiva, para garantizar ese servicio público y para evitar gastos y desplazamientos a los ciudadanos que se puedan ver directamente afectados”.