Ante la expansión que sufre actualmente el municipio de Herencia, en la provincia de Ciudad Real, agrandando su casco urbano, con la aparición de nuevas urbanizaciones y nuevas calles, a las que se dan nombres asépticos, fríos, sin ninguna vinculación con lo local y lo autóctono, ofrecemos a continuación unas propuestas para dar nombre a las nacientes travesías urbanas que surgen por diversas partes. Unos nombres aluden a personajes o episodios históricos, otros a parajes herencianos, otros a su folklore e idiosincrasia, y todos, al ser y esencia que conforman la identidad y singularidad de este pueblo castellano-manchego.

Desde estas líneas quiero dar públicamente las gracias a Claro-Manuel Fernández-Caballero, mi compañero de fatigas en el noble oficio de rescatar la historia del olvido, por las aportaciones y puntualizaciones que me ha hecho.

  • CALLE DE LA ORDEN DE SAN JUAN. En honor a la Orden de San Juan de Jerusalén, afincada por estas tierras castellanas, con cabeza en la ciudad de Consuegra, primero, y más tarde en Alcázar de San Juan
  • CALLE DE LA ORDEN DE LA MERCED. En agradecimiento a la Orden Mercedaria, en sus dos ramas, calzada y descalza, que lleva asentada en la población más de 350 años, y siendo la misma Orden uno de los principales signos de identidad de Herencia.
  • CALLE DEL CAMPO DE SAN JUAN. Término de marcado carácter territorial en el conjunto de La Mancha. Herencia, junto a otras poblaciones, informan este territorio comarcal, unitario e histórico.
  • CALLE DE DON JUAN-JOSÉ DE AUSTRIA. Recordando al que fue hijo del rey Felipe IV, Gran Prior de la Orden de San Juan y fundador del convento de la Merced de Herencia, en 1656.
  • CALLE DEL ACUARELISTA JULIÁN MARTÍN. Reconocimiento a este reconocido acuarelista, nacido en Herencia. Premiado en infinidad de certámenes, tanto nacionales como internacionales, y que pasa por ser uno de los mejores acuarelistas del momento.
  • CALLE DE LA COPA. La Copa pasa por ser uno de los monumentos más conocidos y más identificativos del municipio de Herencia. La monumental Copa, que en su día fue depósito de agua, se ubica en el paraje de La Pedriza.
  • CALLE DEL MAESTRO JUAN DE ARENAS. Maestro de obras que dirigió la obra de fábrica del Convento de la Merced en el siglo XVIII. Una inscripción lo recuerda en una de las fachadas del Convento.
  • CALLE DEL PINTOR ZACARIAS GONZALEZ VELÁSQUEZ. Una de sus mejores obras, el cuadro de la Purísima, preside el gran retablo principal de la Iglesia Parroquial. Este prestigioso pintor, cuyas obras cuelgas de las principales pinacotecas españolas llegó a ser Director General de la Academia de San Fernando por nombramiento de 19 de marzo de 1828, así como pintor de cámara. Se pueden admirar obras suya en Capilla de San Isidro de Madrid, el Real Oratorio del Caballero de Gracia en Madrid, la Casa del Labrador de El Escorial, el Cuarto del Rey del Palacio de Aranjuez o en San Francisco el Grande de Madrid, entre otros.
  • CALLE DE LA SERNA. Conocido paraje herenciano. En parte de él se asienta el actual Parque Municipal. Es lugar de amplias resonancias quijotescas.
  • CALLE DE LA SAGRADA FAMILIA. De 1908 a 1927 funcionó en Herencia un colegio con ese nombre, regido por las monjas llamadas “Francesas”. De aquí se trasladaron a la vecina localidad de Alcázar, donde continúan en la actualidad con su labor educativa.
  • CALLE DE LOS PRIORES. En recuerdo a los Priores de la Orden de San Juan que atendían pastoralmente la villa de Herencia. En un callejero antiguo hemos localizado un callejón del Prior, hoy desaparecido.
  • CALLE DEL PERLÉ. Dedicada al personaje más singular y característico del Carnaval herenciano.
  • CALLE DEL CARNAVAL. Travesía que recordaría a la fiesta por antonomasia de la población, declarada de Interés Turístico Regional.
  • CALLE DE LA RENDIJA. Conocido y pintoresco Paraje de Herencia, famoso por sus pinturas rupestres.
  • CALLE DE LA PEDRIZA. Lugar de descanso y recreación para muchos herencianos, donde se tienen sus dos principales romerías: la de la Virgen de la Cabeza y la de San Isidro Labrador.
  • CALLE DE SAN PEDRO NOLASCO. Fundador de la Orden de la Merced y benefactor de la humanidad, dedicado a la redención de cautivos. La Merced está presente en la vida social y religiosa de Herencia desde 1656.
  • CALLE DEL BEATO JUAN N. ZEGRÍ. Fundador de las Hermanas Mercedarias de la Caridad, las cuales regentan el Colegio de Nuestra Señora de las Mercedes donde ese educa un número muy significativo de niños y jóvenes de la población.
  • CALLE DEL P. ELISEO PÉREZ Y COMPAÑEROS. Recordando a los cinco religiosos mercedarios de la localidad que fueron martirizados en 1936. Su proceso de beatificación está ya en Roma. Cuando se beatifiquen el nombre de Herencia saldrá en todos los medios de comunicación social del mundo.
  • CALLE DEL HERMANO DIEGO DE SAN PABLO. Posible mercedario descalzo que trajo a la población el hoy famoso Cristo de la Misericordia, imagen devocional de mayor antigüedad de la localidad, posesionada en Semana Santa y en sus fiestas propias.
  • CALLE DE LA CORONACIÓN. El día 22 de mayo de 1951 ha pasado a la historia como uno de los días más queridos y soñados por todos los herencianos: la coronación de la imagen de la Virgen de las Mercedes. Miles de personas se echaron a la calle en señal de júbilo y de fe. El Obispo-Prior de las Órdenes Militares coronó a la Virgen ante diversas autoridades, el pueblo en masa y un gran número de mercedarios con su Padre General a la cabeza, llegado desde Roma para tan gran ocasión.
  • CALLE DE LOS PANADEROS. Dedicada a cuantos se dedican, en Herencia y fuera de ella, a la noble tarea de amasar y cocer el pan de cada día. Homenajeando, también de esta manera, la repostería y los dulces típicos tan afamados de nuestra tierra.
  • CALLE DE LA MÚSICA. Desde siempre la música ha tenido arraigo y asiento en este pueblo. Homenaje a la Banda Municipal, a la Escuela Municipal de Música etc.
  • CALLE DE LOS MAYOS. De antiguo viene la sana costumbre de cantar estas populares letrillas en el mes florido de Mayo, dedicadas aquí en su mayoría a la Virgen de las Mercedes.
  • CALLE DE LOS ENRIQUEZ DE LA ORDEN. Noble estirpe asentada en Herencia, con Casa Solariega blasonada y panteón propio en el Convento de la Merced, actual Casa Herencia. Han sido mecenas de las Artes y benefactores del pueblo y de su Convento.
  • CALLE DEL INFANTE CARLOS MARÍA ISIDRO. Prior de la Orden e San Juan que realizó el encargo del cuadro de la Inmaculada Concepción de la iglesia parroquial a Zacarías González Velásquez, pintor de cámara de S. M. Además, como indica una inscripción en el exterior de la sacristía parroquial, fue durante su priorato cuando se realizó el nuevo altar mayor y la nueva sacristía.
  • CALLE DE PEDRO I DE CASTILLA. Durante el breve reinado de este rey, Herencia recibió el privilegio de ser nombrada Villa.
  • CALLE DE LA SOCIEDAD FONTANERA. Sociedad fundada en 1857, de marcado peso en la vida pública y social del pueblo, trajo el agua desde La Pedriza, realizó caños, alcantarillados y otras obras transcendentales de sumo interés. Además, también dio becas para la enseñanza.
Mario ALONSO AGUADO, O. de M.
Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de TOLEDO.
Artículo aparecido en el Semanario Canfali, 15-12-2006.
  • Pereira

    Calle del “Parador del Sol”, en homenaje a la pensión donde se hospedaban (en los años 50)todos los forasteros que llegaban a Herencia para quedarse, o los simples viajantes que sólo pernoctaban en ella una o dos noches.
    Las tertulias de las noches de invierno en torno a la estufa de picón, se hicieron célebres.

  • Interesante proposición. Desconocía ese detalle, supongo que se llamaba así porque se encontraba en la antigua plaza del Sol, no? Además, en mi opinión, es un nombre precioso para una calle.

  • Yo también quiero una calle, 🙂 jeje

  • Y mi calle? Cuatro Caminos, qué! Venga, que alguien me dé una explicación!! Je, je, …

  • Pereira

    El Parador del Sol estaba en una plaza bastante grande, a tiro de piedra de una estatua de Cervantes mirando hacia mi ventana. Cuando yo me levantaba por las mañanas, abría siempre la ventana para saludar a don Miguel.(Tengo la impresión de que él respondia a mi saludo).
    Bajaba al comedor para desayunar. La casa era típicamente manchega. Una gran puerta para la entrada y salida de tartanas. Un gran corral, con aljibe y botijo. (El agua venía de Alcázar de San Juan, pues en aquel tiempo (1957)el agua de Herencia cortaba el jabón y no era potable). A la derecha estaba el comedor, con brasero de picón en el invierno y lugar de tertulias para quien quisiera acercarse por allí, que eran bastantes herencianos. Encima, un largo corredor y las habitaciones. La mía, como he dicho, daba a la plaza.
    Conocí a un Padre Mercedario, gallego, apodado Don Quijote. Le llamaban así porque se había empeñado en hacer de Herencia un jardín. “¿Pero y el agua?”, le preguntaban todos. “La sacaré, con prospección, del fondo de la tierra”. Cuando yo dejé Herencia, ya había perforado 25 metros sin ningún signo de agua. Yo le dije: “Mire, Padre, esta tierra no es la nuestra. En la nuestra da usted una patada en la tierra y brota agua. Aquí, no”. Y él bromeando me contestó: “Por eso los gallegos estamos hechos de lluvia y tierra. Pero yo aquí utilizaré la varita mágica de Moisés”.
    Yo me vine y no sé en que quedó todo aquello. ¿Brotaría el agua?
    Perdón por alargarme tanto. Pero es que tengo tantos recuerdos de Herencia…!

  • Una historia preciosa. En verdad que se acuerda de muchísimas cosas de Herencia. Es un honor que alguien que estuvo hace tiempo en este pequeño pueblo manchego siga acordandose con tanta fuerza de él. No tiene porque disculparse por alargarse, todo lo que nos cuente de nuestro pueblo será bien acogido en esta página. Gracias por compartir sus recuerdos Sr. Pereira