La Mesa del Temporero de la localidad ya ha celebrado la primera reunión del año para optimizar las relaciones entre contratantes y contratados con la llegada de inmigrantes al municipio para la campaña de la uva. En este encuentro han estado presentes el alcalde de la localidad, Jesús Fernández; la concejal de Servicios Sociales, Encarnación García; el párroco local y representante de Cáritas, Julián Martín; el coordinador de Cruz Roja de Alcázar de San Juan, Jerónimo Corrales; Eugenio Díaz-Pavón, representante de la cooperativa vitivinícola San José; y el responsable local de Asaja, Alejandro Galán.

Como explica el primer edil herenciano, la Mesa del Temporero se constituyó hace ahora cinco años con el fin de agilizar las relaciones entre los propietarios de las viñas y las personas que llegan a trabajan en ellas durante la temporada de la uva, eminentemente de Europa del Este, y garantizar que su estancia en Herencia se lleve a cabo en condiciones dignas.

Esta entidad inició su reunión analizando con detalle el transcurso de la pasada temporada para estudiar posibles mejoras en el servicio prestado, además de hacer una primera aproximación a las necesidades de mano de obra que se prevén para la próxima temporada, con el fin de solicitar en tiempo y forma el contingente de trabajadores que llegarán a la localidad en los próximos meses para trabajar en los viñedos. Se trata también de evitar asentamientos irregulares, con los consiguientes problemas de marginación que estos generan.

Cuando los contratantes no pueden garantizar un alojamiento a los desplazados, como obliga la ley, estos pueden instalarse en la sede de la Cooperativa local, para lo que el Ayuntamiento la dota con el mobiliario necesario, frigoríficos, cocinas, y kits de higiene y alimentación, además de brindar el servicio de los voluntarios del propio Consistorio, que apoyan a los llegados junto con los de Cáritas Interparroquial y Cruz Roja de Alcázar de San Juan.

Oficina Local de Atención al Temporero

El servicio que presta la Mesa del Temporero es complementario al de la Oficina Local de Atención al Temporero, que atiende las necesidades y demandas de los implicados en la campaña de la uva, teniendo en cuenta la diferencia de idiomas y cultura de quienes cubren la falta de mano de obra local y nacional, así como informa y sensibiliza a ambos sobre la gestión de contrataciones.

La Oficina Local de Atención al Temporero presta servicio de información, asesoramiento y mediación sociolaboral, servicio de ropero, reparte los kits de alimentación e higiene y gestiona los servicios higiénicos, de lavandería y alojamiento. Este año abrirá sus puertas a mediados de mayo en las instalaciones de la Cooperativa local del vino.

Fuente: miciudadreal.es