El Plan REDUCE, que lucha por la reducción de los accidentes laborales, ha sido un éxito en más de 800 empresas de Castilla-La Mancha, bajando la siniestralidad laboral en casi 1.200 accidentes de trabajo menos.

El Plan REDUCE, puesto en marcha por la Consejería de Trabajo y Empleo, ha hecho posible la disminución del número de accidentes de trabajo. Desde l su implantación los accidentes han disminuido de un total de 9.260 en jornada de trabajo a 8.074.

En total fueron 803 empresas las que se sometieron a esta iniciativa, ya que sólo entre ellas representaban el 20 % de los accidentes ocurridos en la región.

La actuación en estas empresas se ha hecho de dos formas diferentes: por un lado el Plan de Seguimiento y por otro el Plan de Empresas de Nueva Incorporación.

En el Plan de Seguimiento se incluyen las empresas que formaron parte del Plan REDUCE el año anterior y que redujeron su accidentalidad durante el mismo. Tras esto, los técnicos hacen un seguimiento detallado, tutelado y periódico para verificar la consolidación de estos resultados y continuar con ellos. En el último años 249 empresas siguieron este plan y redujeron el número de accidentes en casi un 15 % y 410 siniestros menos.

Por otro lado, el Plan de Empresas de Nueva Incorporación se aplica en empresas con alta siniestralidad y que todavía no han recibido el asesoramiento de los técnicos de la Consejería de Trabajo y Empleo. El objetivo es que puedan reducir igualmente el número de accidentes con el mismo seguimiento y servicio tutelado que han tenido las anteriores empresas del Plan de Seguimiento. Las empresas fueron seleccionadas en base a unos criterios relacionados con sus datos y características de accidentalidad que recomendaban su inclusión en este programa.

En esta caso fueron 554 las empresas seleccionadas y entre todas consiguieron disminuir en 776 sus accidentes en jornada de trabajo, un 12% respecto al año anterior. Un dato importante a tener en cuenta es que los accidentes graves bajaron en un 68 por ciento y los accidentes mortales en casi un 78 por ciento.

En este primer año de asesoramiento, la actuación de los técnicos es más cercana y directas con una serie de visitas para exponer los motivos de la inclusión de la empresa en el Plan y para analizar la situación preventiva de la empresa, así como determinación de las causas o negligencias que provocaban la siniestralidad. Tras esto se aplican unas medidas correctoras, que serán las acordadas por el técnico y la empresa, y se hace un seguimiento de la eficacia de las mismas.

El Plan Reduce forma parte de la Iniciativa de la Consejería de Trabajo y Empleo para reducir los índices de siniestralidad laboral dados en nuestra región.

DEJAR UNA RESPUESTA