El concurso público para la construcción de Viviendas de Iniciativa Público Privada (VIPP) ya ha sido cerrado y, según declaraciones de la portavoz del Gobierno regional, Isabel Rodríguez, ha sido todo un éxito ya que han sido 34 las empresas que se han presentado y que han hecho propuestas para la construcción de 1.581 casas con este tipo de protección en 21 municipios de la región, incluidas las capitales de provincia. Por contra a estos datos, solo se podrán hacer 1.000 viviendas.

En referencia a estos datos, en la provincia de Ciudad Real se han presentado 11 empresas que se ofrecen a construir 64 VIPP en Alcázar de San Juan, 1.270 en Ciudad Real capital, 62 en Herencia, 75 en Puertollano, 206 en Tomelloso y 53 en Valdepeñas.

Según comentó la portavoz, lo que se pretende es dar acceso a la vivienda a personas que no pueden beneficiarse de otras figuras de protección y al mismo tiempo potenciar el sector de la construcción, pues está previsto que se creen unos 3.000 puestos de trabajo para realizar las mil viviendas de iniciativa público privada, una media de tres trabajadores por casa.

Debido a la cantidad de demanda, que supera el número de viviendas a construir, se creará una mesa de contratación que decidirá que proyectos se llevan a cabo, en función de las ofertas económicas y los municipios elegidos. Para evitar malentendidos, la portavoz del Gobierno recordó que las VIPP en ningún caso van a sustituir a las viviendas de protección oficial; no se contruyen en suelo público, sino privado, y van dirigidas a las personas que no pueden acceder a otro tipo de vivienda de protección.

Las primeras mil VIPP que se construyan en Castilla-La Mancha serán adquiridas por demandantes en régimen de compra o bien gestionadas en alquiler por la administración en condiciones ventajosas.

Vía: Abc.es