rondadias-nc2ba-4El nº 4 del periódico independiente, El Rondadías, ya se puede encontrar en los puntos de distribución habituales de Herencia, con la sana intención de informar a los habitantes de nuestra población de los hechos más importantes acontecidos en los últimos días, tanto culturales como económicos, deportivos y educativos. En este número además de la firma invita escrita por el abogado Pedro García-Valdivieso, podremos también encontrar una entrevista al pintor José Higueras.

Cabe destacar una nueva novedad introducida en este ejemplar y es la viñeta cómica del joven artista local, Jesús Cobos, que a partir de ahora contribuirá a mejorar los contenidos y la calidad de El Rondadías, realizando una crítica sana y humorística de la realidad en la que vivimos, a la vez que nos hace partícipes de su arte gráfico.

A continuación transcribimos la editorial de, hasta la fecha, este último número:

El Ayuntamiento, aprovechando una subvención de la Diputación Provincial, adquirió hace algunas semanas una barredora nueva para mantener limpias las calles de Herencia. Además, se renovaron los contenedores de recogida
de residuos y se amplió el servicio también a los domingos, en colaboración con la Mancomunidad de Consermancha. Por otro lado conviene recordar que se han realizado nuevas plantaciones de árboles en los últimos meses en la localidad. Estas actuaciones parecen evidenciar un esfuerzo de voluntad política, gasto público y concienciación más o menos homogéneo por mantener limpio el pueblo. Pero con todo no despeja otras cuestiones: ¿tales esfuerzos son suficientes para sostener un compromiso local con una obligación global de ecologismo y desarrollo sostenible con el medio ambiente? ¿Basta con las acciones de nuestros gobernantes para sentirnos aliviados de la carga que tenemos todos para con nuestro entorno? Evidentemente no. Si bien el esfuerzo económico del pueblo de Herencia, canalizado a través de las decisiones políticas que sus gobernantes toman, es un indicador muy positivo, no es suficiente. Además de mantener limpias las calles y plazas de la localidad, y dotar al pueblo de un servicio eficiente de residuos sólidos, es fundamental focalizar la atención en la prevención: educar a los niños, a los mayores, y a toda la ciudadanía en general para que reciclen. También facilitar más puntos de separación de residuos puesto que los actuales son insuficientes, además de muy dispersos. Y eso sin hablar de los residuos líquidos, como el aceite usado en cocinas. Es muy loable, por otro lado, la existencia de un punto limpio en el polígono industrial. Limpiar es fundamental, está claro. Pero también lo es no llegar a manchar, no contaminar y, además, ahorrar energía y reciclar. Es tarea de todos. Y no puede esperar.

Vía: El Rondadías nº4.