ECD30080-1A64-968D-598BFD646DDAEEB7Los tres procesados en el juicio iniciado en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Ciudad Real acusados de un delito contra la salud pública y para los que piden 12 años de cárcel, negaron que se dedicaran a la venta de estupefacientes, aunque reconocieron que son consumidores.

En sus respectivas declaraciones, J.A.A., M.G.U., y F.G.L.,  explicaron ante el Tribunal que no son autores del delito del que se les acusa, a tenor de unos hechos investigados a finales de 2005 por la Guardia Civil de la localidad de Herencia, si bien relataron que consumían drogas.

Tanto es así, que F.G.L., manifestó que en esa época, en la que estaba en el paro, compraba la droga para su consumo en el poblado madrileño “Las Barranquillas”.

Preguntado por una cantidad de droga que adquirió con un valor de 12.000 euros, aseguró que aprovechaba cuando la droga “tenía un precio barato”.

Por su parte, el sargento que dirigió el operativo declaró que iniciaron las acciones de vigilancia tras las sospechas de que en dicho local se vendía droga, una vez que comprobaron que “entraban personas que salían a los pocos minutos”.

Por ello, los agentes de la Benemérita iniciaron investigaciones a lo largo de un mes, entre octubre y noviembre de 2005, para probar que los procesados se dedicaban a la venta de estupefacientes y drogas tóxicas en dicho establecimiento.

En este lugar, según la acusación pública, se almacenaba y preparaba la droga que, posteriormente, era distribuida en pequeñas dosis en el interior del local.

A lo largo de las investigaciones los agentes de la Guardia Civil, se incautaron de seis papelinas de cocaína, además de otras bolsas y paquetes con la misma sustancia y otras de cannabis.

Asimismo, el 3 de diciembre se practicó el registro en el bar “La Paz” en el que se intervinieron paquetes con cocaína y cannabis, una bolsa con billetes de 20 euros, una cartera con dinero, una navaja multiusos con restos de polvo blanco, varias hojas de un cuadernillo con anotaciones y un bote de bicarbonato.

Asimismo, el escrito de acusación, recoge que J.A A. al advertir la presencia policial corrió al interior de una habitación del local y se encerró para intentar esconder dos bolsas con cocaína. Así, antes de que entraran los agentes mordió ambas bolsas y espolvoreó su contenido al aire y por el suelo.

Igualmente, en el registro realizado en la casa se requisó una báscula de precisión, 15 papelinas de cocaína, un tarro de vidrio, 21 gramos de ácido bórico, una bolsa de plástico con 105 gramos de cocaína que hubiera tenido un precio en le mercado de 12.192 euros, un hacha, un bote de bicarbonato, otros 600 euros en un bote de cerámica, varios cuadernos con anotaciones, tres teléfonos móviles, un cuchillo con mango negro, una navaja, un cúter, y un cordón de oro.

Por estos hechos, F.G.L por estuvo en prisión provisional comunicada y sin fianza entre diciembre de 2005 y mayo de 2006.

En el juicio iniciado hoy y que mañana concluirá piden 12 años de prisión para cada procesado, la inhabilitación absoluta, una multa de 25.896 euros y la pérdida de posibilidad de obtener subvenciones públicas y del derecho a gozar beneficios fiscales o seguridad social.

Vía: europapress.com

Imagen: Tomás Fdez de Moya  –  www.latribunadeciudadreal.net

- patrocinador -Recibe nuestras alarmas, noticias y actualizaciones en Whatsapp
Nuestro número móvil es (+34) 744 40 30 11, añádelo a tus contactos para recibir bien nuestros mensajes.
  • Este campo es un campo de validación y debe quedar sin cambios.

DEJAR UNA RESPUESTA