Herencia, Hoy, Ayer y Siempre Taurina

por Javier Fernández- Caballero Díaz- Meco. Fotos de los Toros en Herencia al final de artículo.

Decía Ortega y Gasset que “La Historia de España está unida a la historia del toreo, tanto que una no tendría sentido sin la otra”, pues ahora se podría afirmar que la Historia de Herencia está unida a la del toreo, no sólo porque no tendría sentido lo uno sin lo otro, sino porque lo que de verdad importa es que la afición de un pueblo ha resurgido.

Paquirri desde el cielo habrá visto con emoción a La Mancha recordándolo, habrá visto un pueblo unido en el triunfo, y unido en la sangre, porque se ha escrito con seda de oro el arte de un pueblo, taurino para siempre.

Una terna entregada. Para el recuerdo: el comienzo de faena de Aníbal en su segundo, el arte de un Vázquez situado, y la responsabilidad de Raúl, que ha sabido ser profeta en su tierra.

Momentos emotivos no faltaron, ni tampoco brindis con sabor añejo, con sabor a Las Ventas, mejor no recordar esa tarde, verdad Raúl.

Aníbal y valor son, a partir de ahora, una misma palabra. Vaya remates con el capote, remates con sabor antiguo, y sobre todo, muy toreros. El sello propio de Aníbal se pudo ver en Herencia, la elegancia, el valor y el arte son ingredientes que serán recordados con este torero.

Luís Miguel Vázquez, ese es el nombre de un artista, pero no de los que escuchan pitos, sino de los de los olés y las palmas, sobre todo las que se llevó su cuadrilla, al finalizar. Tiene nombre de dos toreros grandes, Dominguín y Pepe Luís, su nombre y su apellido, toreros de la época anterior, aunque el toreo de Luís Miguel los recuerde con devoción, sobre todo el de Luís Miguel Dominguín, el cual también buscaba la competencia en los quites, pero en este caso con Antonio Ordóñez. De las cornadas mejor no hablar, porque decía Juan Belmonte que para torear bien hay que olvidarse del cuerpo.

“Ningún profeta es bien recibido en su tierra ´, son palabras de Jesús referidas a los sacerdotes, claro, porque a los toreros no, y si no que se lo pregunte a Raúl Velasco. No se puede estar mejor, una faena envidiable a muchas que podría hacer José Tomás, o Morante, bueno, este último es discutible. El caso es que con el público o sin él, Raúl ha dejado detalles torerísimos con sabor a la generación pasada. Las orejas, en segundo plano, el toreo es lo principal.

Gracias a la Peña, entregadísima desde el primer momento, y a la terna, porque supo escribir con notas de toreo el amor de un pueblo, de una Virgen, de una plaza que ya jamás quedará en el olvido.

Javier Fernández- Caballero Díaz- Meco

A continuación podéis ver más fotos de los Toros en Herencia, donde contamos con Jesulín de Ubrique y su mujer Campanario, Alberto Contador entre el público, Canales Rivera, Espartaco, Raúl Velasco, Anibal Ruiz, Luis Miguel Vázquez, entre otros:

- patrocinador -
  • Ana María

    Ole, ole y ole, tu si que te mereces un par de orejas, menudo critico taurino estas echo.

  • Jose “el Gato”

    Es tarde de tristeza y de alegria, la tarde cae para despedir a Manolo Moles y Antoñete, y que suenen clarines, tambores y que se abra la puerta grande para que salga el nuevo comentarista taurino. Muy bien Javier.

  • Pedro

    Enhorabuena por esta crítica o ensalzamiento taurino, que tan meticulosamente has documentado.
    Ya sólo nos falta a los herencianos que hagan unos servicios dentro de la plaza.

  • Jose “el Gato”

    Cae la tarde en el albero del ruedo herenciano, para despedir en su retirada a Manolo Molés y Antoñete. Y que se abra la Puerta Grande, para que entre nuestro nuevo critico Taurino. Muy bien Javier.