La Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Toledo ha condenado al J.G.C., vecino de Herencia (Ciudad Real), a tres años de prisión y a una multa de 200 euros, por un delito de tráfico de dogas cometido el 24 de abril de 2008 en el término municipal de Villacañas (Toledo).

Según la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, el acusado fue interceptado por agentes de la Guardia Civil cuando circulaba en un vehículo de su propiedad en el kilómetro 93 de la CM-410, a su paso por Villacañas.

Según la sentencia, esta sustancia era poseída por el acusado con el fin de transmitirla a terceros y cuando ocurrieron los hechos, era consumidor habitual de cocaína, habiendo realizado los mismos debido a dicha dependencia.

fuente: EuropaPress

- patrocinador -