La parroquia de Herencia (Ciudad Real) peregrina a Roma y en el Vaticano se canta el himno a la Inmaculada de Herencia.

El pasado sábado día 10 de julio, a las diez y media de la noche, tenía lugar la llegada del autobús a la plaza del caño, desde el aeropuerto de Barajas, del grupo de 30 personas, junto con los sacerdotes de la parroquia que han peregrinado a Roma, visitando y cumpliendo los tres objetivos de la peregrinación.

Visitar la Imagen de la Inmaculada de la Plaza de España, esto ocurrió el primer día a media tarde, cuando el grupo marchaba andando por las calles de Roma en busca de María Inmaculada, su patrona, en su encuentro se rezó la salve y Don Julián anunció que se acababa de recibir una felicitación del Papa Benedicto XVI, bendiciendo al pueblo de Herencia por la celebración del 50 aniversario del Patronazgo de la Inmaculada Concepción. Este anuncio fue recibido por un fuerte aplauso de los peregrinos.

El segundo objetivo era hacer presente a Herencia, y María Inmaculada ante el  Papa. El miércoles día 7, por la mañana, en la audiencia general del santo Padre Benedicto XVI, el obispo de Jaén presentaba al grupo de peregrinos de nuestra parroquia, a su nombre, todo el grupo saltó de alegría y con gritos, a los que el Papa respondió, sonriendo, con su bendición. El grupo que tenía pases especiales, se encontraba muy próximo al santo Padre, muy cerca, en las primeras filas, con lo que la alegría de su presencia y cercanía eran palpables.

Curiosamente, el Papa Benedicto XVI dedicó la Audiencia General al beato Juan Duns Escoto, uno de los más destacados teólogos del siglo XIII. Nacido hacia el año 1266, en Escocia, fue ordenado sacerdote en 1291, y murió en Colonia en el 1308. Fue beatificado por el Papa Juan Pablo II en 1993, definiéndolo “cantor del Verbo encarnado y defensor de la Inmaculada Concepción”. En esa expresión “se sintetiza la notable aportación que Duns Escoto ofreció a la historia de la teología”, afirmó el Papa.

En el tiempo de espera, hasta que comenzó la Audiencia, se fueron intercalando cantos de los distintos grupos presentes, también el grupo de la Parroquia, con una guitarra prestada, cantó el Himno a la Inmaculada que fue recibido con un fuerte aplauso.

Por último se cumplió el tercer objetivo, visitar la tumba del Beato Papa Juan XXIII, ante él, con un emotivo silencio de oración y recogimiento, se rezó el Padrenuestro, agradeciendo, ante su cuerpo incorrupto su labor como papa, y el haber proclamado a María Inmaculada patrona de Herencia.

Durante la peregrinación también se visitó la Roma Antigua, desde el Coliseo, y Circo Romanos, parte del foro, el Panteón de Agripa, hasta la Roma Cristiana, las catacumbas, que son los primeros cementerios cristianos en Roma bajo tierra, hasta los muesos vaticanos, la capilla Sixtina, las cuatro grandes basílicas de Roma, San Pedro, San Pablo extramuros, Santa María la Mayor y San Juan de Letrán.

Todos los recorridos se hicieron en Autobús, y a pie por las estrechas, pero bonitas y espectaculares calles de Roma.

Otro de los momentos más emotivos fue la celebración de la Eucaristía junto a la tumba de san Pedro, en la basílica del Vaticano, y en una de las capillas de la magnífica basílica de Santa María la Mayor.

Vía: nota oficial parroquia Inmaculada Concepción.