El herenciano Raul Velasco en plena faena

Informa: Javier Fernández-Caballero

“Douce France” debió pensar el torero herenciano al dejar, desgraciadamente por el patio de cuadrillas, la plaza gala de Orthez, al suroeste del país.  Y es que el público francés quería volver a repetir la tarde que Raúl brindó la temporada pasada en el mismo coso.

La corrida de Dolores Aguirre se dejó torear a pesar de la dureza de este encaste, especialmente en el quinto de la tarde, correspondiente a Raúl Velasco, que sin duda disfrutó del mejor lote de la corrida. Fue éste un toro noble, con fuerza y con la bravura tan característica de la ganadería sevillana, y Velasco supo entenderlo a la perfección. Lo recibió con una tanda de templadas verónicas para después protagonizar un ajustado quite por chicuelinas. Ya en la faena de muleta, el herenciano bordó dos tandas de derechazos de impecable ejecución. Para rubricar la actuación dejó un estoconazo en todo lo alto, lo que le valió para que el de Dolores rodara sin puntilla y fuera premiado con una importantísima vuelta al ruedo. En el primero, un toro complicado, no pudo sino lucirse toreándolo de capote para deshacerse enseguida del astado, un toro que no ayudó al torero.

En la tarde le acompañaron Carlos Escolar “Frascuelo” y Alberto Lamelas, que no pudieron sino dejar detalles ante sus respectivos toros.

Informa: Javier Fernández-Caballero Díaz-Meco

 

- patrocinador -