Desde el pasado mes de noviembre de 2014 las plantas de pistacho, tanto injertadas como los portainjertos, están totalmente agotadas. Es prácticamente imposible conseguir plantas en la provincia o fuera de ella. La razón no es otra que el auge de este cultivo como alternativa a los leñosos tradicionales.

En la provincia de Ciudad Real hay cinco viveros que comercializan los árboles de pistacho. Todos cuentan con una amplia experiencia y se han quedado sin existencia. En previsión del crecimiento de la demanda están aumentando la producción para la próxima campaña, aunque no será hasta lo menos agosto de 2015 cuando se sepa realmente el stock disponible. Razón por la que no se admiten reservas aún.

Entre los viveros que más volumen mueven están Viveros Ferca en Herencia y Viveros Coserfo en Ciudad Real. Ambos han movido cifras entorno a 5000 plantas injertadas y entre 50.000 y 80.000 plantas sin injertar cada uno. Entre todos los viveros se han movido más de 11.000 pistachos injertados y 200.000 sin injertar.

Más información y fuente: La Tribuna de Ciudad Real. Fotografía Wikimedia.