Hoy, 2 de marzo, regresan a España, los ciento veintidós universitarios de la Facultad de la Educación que el pasado 12 de febrero partieron hacia los campamentos de refugiados saharauis de Tindouf, en pleno desierto, donde han realizado prácticas homologadas en los colegios saharauis gracias al acuerdo que mantienen desde hace catorce años, con carácter anual, la Diputación provincial y la citada institución académica.

Entre ellos, las 5 herencias: Lourdes Cobos Iniesta y Laura Díaz-Pacheco como prácticas de magisterio junto con Fátima Molina-PradosMercedes Romero y Mercedes Martín como coordinadoras del proyecto.

Además, con ellos partió abundante material didáctico elaborado por los propios coordinadores del proyecto y sufragado gran parte de él gracias a los diferentes eventos solidarios realizados previamente. En total llevaron cientos de kilos de material didáctico. Libretas, rotuladores, tijeras, gomas de borrar, pegamento y todo lo necesario para desarrollar los proyectos didácticos que tenían previsto poner en marcha en las madrazas -así es como se denomina a los colegios en los campamentos- y que tras su regreso quedará allí para el uso de los maestros y estudiantes saharauis. Además, llevaron también abundante material deportivo. Cada uno de ellos ha cedido 5 kilos de su equipaje particular para poder llevar la mayor cantidad de material posible.

Maestros en el SaharaRecordemos que, además de financiar íntegramente el programa de prácticas homologadas a los estudiantes de Magisterio, que incluye el desplazamiento y los gastos de seguro y manutención de los participantes, la Diputación colabora con el pueblo financiando otros proyectos sociales y nutricionales; y también participa activamente en el desarrollo del programa “Vacaciones en paz” corriendo con los gastos de viaje de los menores que son acogidos en verano por familias de la provincia.