La cofradía del Santo Entierro organiza su tradicional besapié

Hoy 1 de abril de 2015, Miércoles Santo, como cada año y hace ya trece,  la Cofradía del Santo Entierro de Herencia (Ciudad Real) se dispone a celebrar el XIII Aniversario de la Misa por los Hermanos Difuntos y Besapie de su imagen titular el Cristo Yacente.

XIII Besapie Santo Entierro
XIII Besapie Santo Entierro

El acto tendrá lugar a partir de las 19:30 horas en la iglesia parroquial “Inmaculada Concepción”, en cuyo templo tiene su sede principal dicha cofradía.

Este año, el acto, como ya viene siendo habitual, además de contar con la presencia de la Banda de Cornetas y Tambores de la Cofradía, destacará por la actuación de la coral polifónica “Orden Calatrava” de Almagro a partir de las 20:30 horas.

XIII Besapie Santo Entierro. Coral polifónica Orden de Calatrava de Almagro
XIII Besapie Santo Entierro. Coral polifónica Orden de Calatrava de Almagro

“Cofrades en Cristo”

Cofradía del Santo Entierro de Herencia

Abril de un año cualquiera, Miércoles Santo, nos encontramos en el ecuador de la Semana Santa, un año mas, en este día tan especial conmemoramos el acto en memoria a nuestros hermanos difuntos.

Hermanos cofrades, en tiempos pasados en la tierra, ahora cofrades en Cristo.

El hijo de Dios, para revelarnos la hondura del amor del Padre, no solo se hizo hombre, compartiendo la condición humana, sino que experimentó, como un hombre cualquiera, la soledad de la muerte y del sepulcro.
Y es así como lo profesamos en el credo apostólico:

“Fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos.

Lo que era la suprema negatividad, ese lugar, donde no hay esperanza, si no llega hasta él la fuerza salvadora de Dios, se transformo por el paso de Cristo en fuente de vida y esperanza, frente a todas las desesperanzas.

Es eso, nada mas y nada menos, lo que proclamamos con belleza admirable, conjugando la celebración solemne de la Eucaristía al ritmo de coral, y la piedad del paso del Santo Entierro, cuando procesiona por la calles de nuestro pueblo la noche del Viernes Santo, silencio, Jesús duerme, y no es la muerte un pozo cerrado y sin salida, es un túnel estrecho y oscuro, pero que nos conduce a la luz, luz sin ocaso, mas que una salida es un entrada, y no estamos condenados a la muerte, si no invitados a la vida, de hecho no se nos arrebata la vida, se nos cambia por otra mejor, destruyendo la cárcel donde estábamos cautivos, para concedernos el palacio del cielo,.

“¡Ay, que larga es la vida
Que duros estos destierros,
Esta cárcel, estos hierros
En que el alma esta metida!”
(Sta. Teresa de Jesús)