La Universidad Popular de Herencia expuso en la Asamblea de Universidades Populares de España el ejemplo de nuestro centro como Participación Ciudadana durante el carnaval

La presentación la defendió su directora Carmen Gómez

La directora de la Universidad Popular de Herencia (Ciudad  Real), Carmen Gómez, participó en la Asamblea de Universidades Populares de España, que tuvo lugar días atrás en Logroño, La Rioja, donde expuso una presentación sobre un claro ejemplo de participación ciudadana, la de la Universidad Popular herenciana en Carnaval.

Carmen Gómez, directora de la Universidad Popular de Herencia
Carmen Gómez, directora de la Universidad Popular de Herencia

Como indicaba Gómez, “con esta experiencia quiero dejar patente el gran trabajo que venimos realizando en todos nuestros pueblos donde se  creyó, se  apostó y se puso en práctica toda una filosofía : La  de las Universidades Populares”.

Defendió el proyecto eminentemente participativo del Carnaval de Herencia: “Que encuentra su razón de ser en esta transmisión que se hace de unos a otros y de todos los sectores poblacionales: niños, jóvenes, adultos, mayores, y de todos los grupos y organizaciones sociales: AMPAS, asociaciones culturales, hermandades, asociaciones de vecinos, grupos carnavaleros, comisiones de trabajo generadas desde la Comisión del Carnaval, órgano de participación por excelencia.  Porque en la Universidad Popular, su máxima, también es lo del Carnaval: “Participa participando”.

Según Carmen Gómez, “trabajar en grupo por y para nuestra fiesta, que abre y da sentido a un esfuerzo renovado de año en año, de carnaval en carnaval, en un proceso continuado que prevalece los doce meses del año con aportaciones e ideas que configuran nuevos diseños, nuevas canciones, nuevas carrozas, nuevos grupos y una mayor vivencia, si cabe, en todos y cada uno de los actos más emblemáticos que constituyen esta fiesta declarada de INTERES TURISTICO  REGIONAL desde 1987”.

Para nuestra directora de la UP, “la participación ciudadana da sentido a un evento que es del pueblo y también para el pueblo, no en vano se disfraza con aires y ropajes religiosos para dejar de lado su prohibición en los tiempos de la Guerra Civil en incluso en la República”.

Con el claro objetivo de “sumar y no restar: Sumar en gustos, en ideas, en iniciativas, esto es lo que ofrece el agrupamiento de los más de cuarenta grupos del carnaval herenciano”.

Entre otros aspectos destacó el de “aceptar unas normas de convivencia, de respeto, de acatar los diferentes puntos de vista, de saber estar y comportarse…; estos valores, principios junto a otras normas, subyace en los grupos de jóvenes, de niños, mayores que participan en desfiles callejeros, en concursos de máscaras, concursos de gachas, en muestras de disfraces, en  desfiles de carrozas,  que participan en encuentros con gigantes”.

Al abordar su metodología de trabajo, Carmen Gómez habló de las aportaciones que desde la Universidad Popular se hacen para dar continuidad a este Proyecto, es la de un trabajo certero y participativo: “Por ello la U.P. de Herencia cuenta con un Taller de Hª Local que cataliza información, documentación gráfica y de transmisión oral de nuestros mayores. Incentivar a esta participación continuada es lo que pretendemos a través de las reuniones sistemáticas y periódicas que se llevan a cabo con la Comisión del Carnaval, dándoles a nuestros ciudadanos  la oportunidad de decidir en cuantos actos son de interés para democratizar un evento de estas características: Elección del cartel anunciador, modificación de bases, incorporación de nuevas actividades, composición de jurados calificadores, son algunas de las acciones donde la voz popular cobra su mayor trascendencia”.

Tras destacar los elementos más emblemáticos del carnaval de Herencia, apostó por “seguir afianzando nuestra labor socioeducativa a través de las Universidades Populares, como plataforma que permita seguir construyendo un mundo con mejor calidad de vida,  un espacio de encuentro interrelacionar de nuestros participantes con sus monitores y  formadores, y sobre todo poder seguir considerando a estos  proyectos  parte activa del desarrollo y devenir histórico de nuestros pueblos y sociedades en general”.

Y, entre otras conclusiones, como Universidades Populares “debemos seguir abriendo nuevos canales de trabajo, de proyecciones, nuevas formas de hacer y sentir, de la mano de esa transformación estructural que caracteriza nuestra sociedad actual, incorporando todo cuanto  de positivo encontramos, haciendo de esta forma honor al proyecto que supo levantar a toda una sociedad en sus primeros años de andadura cuando todo estaba por hacer. Y hoy  debemos pensar, (tal vez ya ni lo hagamos nosotros), que sí, que valió la pena, y que esta impronta debe ser el testigo que recojan cuantos nos siguen”.