Ayer tuvo lugar en la Consejería de Fomento de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, una reunión entre David Merino Rueda, Director General de carreteras y transportes y el alcalde de Herencia, Sergio García-Navas Corrales.

Foto alcalde de Herencia con el director de carreteras (2)
Sergio García-Navas, alcalde de Herencia (izq.), junto David Merino Rueda, Director General de carreteras y transportes (dcha.)

Entre los temas a tratar, los últimos detalles del proyecto de la construcción de la travesía N-420. El programa consiste en la cesión y adecuación de la antigua carretera nacional a su paso por la localidad a lo largo de casi 4 kilómetros. Esta actuación permitirá mejorar la accesibilidad y el tráfico de vehículos y peatones en el casco urbano. La reducción de vehículos será un beneficio para la contaminación de la localidad, con el desvío de la mayor parte del tráfico, especialmente de los vehículos pesados.

Hay que tener en cuenta que esta travesía vertebra el municipio de Herencia, marcando unas nuevas relaciones con el entorno y los ciudadanos. Prevé actuaciones sobre 9 viales: Avenida de la Labradora, calles Carrasco Alcalde, Juan Coto y Cervantes, plaza Cervantes, Avenida de la Constitución, plaza de la Libertad, Avenida de Alcázar y Avenida de la Encarnación (CM-3001). En total una superficie aproximada de 35.000 metros cuadrados.

Nuevos avances

Aunque en los últimos años se han realizado importantes avances en materia de seguridad vial, García-Navas también quiso solicitar, el estudio y posterior mejora de la carretera que une Villafranca de los Caballeros con la localidad, más concretamente el tramo comprendido entre la localidad y la Autovía de los Viñedos y mejorar así la seguridad del mismo.

Vía: Nota de prensa del Ayuntamiento de Herencia.