plantación de pistachos

Este centro, dependiente del IRIAF de Castilla La Mancha, lanza varios cursos de poda de estas dos especies ante el interés creciente por parte de los agricultores.

El Centro de Investigación Agroambiental del Chaparrillo, perteneciente al IRIAF (órgano de la Consejería de Agricultura dedicado a la investigación agropecuaria y forestal en Castilla-La Mancha), ha podido constatar que el interés que venía suscitando el cultivo del pistacho entre los agricultores en las últimas campañas se ha disparado en los tres últimos años, junto con el almendro, especie con la que mantiene una estrecha relación.

A raíz de la publicación de los cursos organizados por El Chaparrillo con motivo del comienzo de la época de poda en estas dos especies, las consultas han sido constantes. En sintonía con lo anterior, el sector de viveros también ha constatado un fuerte incremento de los pedidos de planta de pistacho y almendro. Descarga en PDF la información del curso de poda de Pistachero y del curso de poda del almendro.

Atendiendo las demandas de los propios agricultores, los objetivos de estos cursos se centrarán en la formación en técnicas de poda mediante la adquisición de conocimientos teóricos sobre biología del cultivo y prácticas reales de poda en las parcelas experimentales del propio centro y de colaboradores.

recolección pistachos

Para el caso del almendro también se pretenden dar a conocer las nuevas variedades que mejoran a las actuales en aspectos como la época de floración (más tardía para evitar heladas), y la auto fertilidad (polinización directa, sin el polen de otras variedades). En cuanto al pistacho, los cursos se han tenido que ampliar a tres ediciones (19 y 26 de febrero y 4 de marzo), y tendrán un carácter eminentemente práctico.

Entre los ponentes del curso del almendro, que se desarrollará los días 11 y 12 de febrero, se hallan los ‘padres’ de algunas de estas nuevas variedades y los investigadores que más años llevan experimentando con ellas y con las técnicas de cultivo tan variadas como son riego, fertilización, poda, ensayos de producción, etc.

Si bien el boom del cultivo del almendro en los últimos años hace presagiar un descenso generalizado en las cotizaciones de la almendra y la desaparición de aquellas explotaciones poco productivas (como ya sucediera en el pasado), las plantaciones más tecnificadas, con riego, poda, tratamientos fitosanitarios y fertilización adecuados, presumiblemente podrán seguir siendo rentables.

Por el contrario, el pistacho, que es un cultivo mejor adaptado al secano, ha sufrido de menores oscilaciones en las lonjas de precios hasta ahora y encamina más de ocho años de ligeras y continuadas subidas.

Rentabilidad inigualable del pistachero

El pistachero es un cultivo que está demostrando una inigualable rentabilidad para la mayoría de zonas agrícolas de la región, y por él apuestan fuerte el Chaparrillo y la propia Consejería de Agricultura, que lleva más de dos décadas invirtiendo en investigación y trabajando para la promoción de este novedoso cultivo. A tal efecto, los investigadores del Chaparrillo, aparte de impartir estos y otros cursos, organizan también múltiples jornadas técnicas de visita a las plantaciones experimentales, asesoran vía internet o telefónica y colaboran con el sector desde múltiples facetas.

Entre los temas que más se van a comentar en estos cursos estará, cómo no, el de los precios récord alcanzados por la almendra en esta campaña, situados hasta casi los 9 euros/kg de almendra grano en origen (frente a los 4 euros de hace tan sólo unas campañas), o el de los pistachos, de 6 euros/kg de media (algo más estables y con tendencia continuada al alza). Atendiendo a las previsiones, es muy posible que esta tendencia se mantenga unas cuantas campañas más, e incluso puedan afianzarse e incrementarse en un futuro, sobre todo para el pistacho, aunque las previsiones, cuanto más largo es el plazo, menos fiables se hacen.

En todo caso, la demanda de pistacho y almendra a nivel mundial sigue al alza por su merecida fama de alimentos saludables, y de tal manera que está por ver cuánto tiempo tardarán las nuevas plantaciones en cubrirla. España lo tiene difícil para competir en precio con la materia prima estadounidense, especialmente en el caso de la almendra, que representa casi el 80% de la oferta mundial, pero tiene una gran oportunidad de negocio en los mercados que demandan calidad y sabor, y en la proximidad a nuestros socios de la Unión Europea, que aún es la mayor importadora de estos productos.