La instalación de una válvula reductora de presión en la red de abastecimiento mejorará el suministro de agua en la localidad

Cruce de la calle Nueva de la Sierra con Ronda de Mirasierra
Cruce de la calle Nueva de la Sierra con Ronda de Mirasierra

En los próximos días se procederá a la instalación de un sistema de regulación de presión con el que se evitarán perdidas innecesarias de agua, se prolongará la vida útil de las conducciones actuales y se dará una mejor calidad de servicio a los ciudadanos. La solución adoptada es la instalación de una válvula reductora de presión mediante la cual se tendrá en la red la presión adecuada al consumo en cada momento, ni mas, ni menos que la necesaria para que el cliente reciba calidad en el suministro. Esta válvula estará ubicada en la confluencia de la calle Nueva de la Sierra con Ronda de Mirasierra

Debido a la antigüedad de algunas de las redes y a la calidad de los materiales utilizados en su día, se producen una media de 200 averías al año que provocan un gasto en la reparación de las mismas y molestos cortes en el suministro diario. Y es que, la presión en la red juega un papel decisivo, ya que a mayor presión mayor número de averías.

Calle Cervantes
Calle Cervantes

Como complemento a esta obra y para mejorar la calidad del servicio en las zonas más altas del municipio, también se procederá a la instalación de un grupo de presión en la calle Cervantes que garantice la misma en todo momento y a todos los usuarios de esa zona. En palabras del alcalde, Sergio García-Navas Corrales, con esta obra se consigue la reducción inmediata de pérdidas de agua, importantes ahorros en fugas, se reduce el número de nuevas roturas y averías y se consigue una mejor percepción en la calidad del suministro por parte del usuario.