Más de 3.000 personas y cerca de 200 medios participan desde ayer y durante los próximos cuatro meses en la campaña contra incendios forestales en Castilla-La Mancha en la época de peligro alto, lo que ha supuesto una inversión de 22,3 millones de euros por parte del Ejecutivo regional, que realiza “un esfuerzo” desde el inicio de la legislatura “para garantizar nuestro patrimonio natural”.

Así lo ha indicado hoy el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, durante la presentación de la campaña de extinción de incendios forestales, en un año que se prevé “complicado” debido a la climatología y donde es fundamental “concienciarnos de la importancia de extremar la prudencia” en el medio rural y natural.

En prevención, con un presupuesto de 36,2 millones de euros, el consejero ha destacado el trabajo que se realiza por los 2.000 trabajadores de la empresa pública de Gestión Medioambiental (GEACAM) durante los ocho meses que no forman parte de la campaña de extinción, lo que ha permitido incrementar en 3.000 el número de hectáreas en las que se han realizado labores selvícolas, con más de 8.300 hectáreas en total. Esto, ha resaltado el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, “contribuye a que el riesgo sea inferior”.

En datos, durante 2016 se han producido en Castilla-La Mancha 679 siniestros, de los que el 68 por ciento han sido de menos de una hectárea, denominados conatos, y 214 incendios, lo que supone una disminución de un 26 por ciento respecto a las cifras de 2015.

En relación a la superficie afectada por estos siniestros, el fuego quemó 4.649 hectáreas en la región, un 9 por ciento menos de superficie calcinada que en 2015. El incendio más importante de la campaña pasada, fue el de Liétor, en Albacete, que supuso que ardieran 800 hectáreas.

Martínez Arroyo ha subrayado que “se trata de cifras muy positivas” que ponen de manifiesto el “éxito de las tareas preventivas de todo el año y el buen hacer de los técnicos durante la campaña”.

Las causas fundamentales que produjeron los incendios en nuestra región se debieron en un 43 por ciento a negligencias y accidentes, mientras que un 31 por ciento fueron intencionados y un 6 por ciento de origen natural. El resto, de causa desconocida. Estos datos, ha dicho el consejero “ponen de manifiesto que cualquier esfuerzo es poco” por lo que ha realizado un llamamiento a la ciudadanía para que se impliquen en la lucha contra los incendios forestales, a través de la prudencia en estos meses de máximo riesgo, en los cuales no se puede hacer fuego en espacios abiertos del medio natural.

Durante esta campaña trabajan cerca de 3.000 personas entre técnicos y efectivos de GEACAM, agentes medioambientales y técnicos de la Consejería de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural y estarán activos cerca de 200 medios terrestres y aéreos, además de los centros operativos o los puestos de vigilancia fija.

Entre las novedades para esta campaña, se cuenta en el dispositivo con cuatro aeronaves más destinadas a las bases de Alcoba en Ciudad Real, Albendea, en Cuenca; El Serranillo, en la provincia de Guadalajara y la base de Talavera de la Reina, en la de Toledo, lo que implica que durante estos meses de campaña duplicarán su capacidad en cuanto a bombarderos para la lucha contra el fuego. A la hora de adquirir estos helicópteros se ha conseguido una reducción de 400.000 euros en coste, lo que ha supuesto, según Martínez Arroyo “más eficacia y más eficiencia”.

Operativo

Desde ayer y hasta el próximo 30 de septiembre están activados los diferentes medios materiales y humanos del Plan INFOCAM en la lucha contra incendios forestales.

Así, se cuenta con una red de vigilancia de incendios forestales que incluye a nivel regional 110 puestos de vigilancia fija y 40 patrullas móviles compuestas por tres personas y una autobomba ligera (500 litros) o vehículo todo terreno con kit de extinción.

En medios aéreos se dispone de 17 helicópteros para el transporte de brigadas y extinción de incendios y un helicóptero bombardero KAMOV de 4.500 litros de capacidad, así como cinco aviones de carga en tierra y dos aviones de coordinación.

En cuando a medios terrestres, en Castilla-La Mancha se cuenta con 17 equipos de maquinaria pesada; 51 brigadas terrestres; 51 autobomba pesadas; 38 autobombas-retén y cinco nodrizas.

A todos estos medios contratados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha se suman los medios asignados por la Dirección General de Desarrollo Rural y Política Forestal del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente a nuestra región y la colaboración de la Unidad Militar de Emergencia.

Comprometidos en la lucha contra el cambio climático

El consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, ha destacado que éste será un “año extremadamente seco”, “el cuarto de este periodo de sequía y es mucho más seco que el pasado”.

Durante la presentación de la campaña, Martínez Arroyo ha puesto de manifiesto que los próximos años van a ser “muy difíciles”, debido, en parte al cambio de las condiciones climáticas, que provoca que la extinción se adelante desde el mes de abril.

En esta línea, ha destacado que el Gobierno de Castilla-La Mancha “estamos comprometidos como región frente al cambio climático”, resaltando que “nos estamos jugando mucho como sociedad”, siendo el momento “de comprometernos todos con una cuestión de la cual va a depender nuestro futuro como sociedad”.