“El mayor capital de una sociedad es el talento de sus ciudadanos, Facundo Manes.

Artículo escrito por Manuel José Díaz-Pacheco Galán, director del I.E.S. “Hermógenes Rodríguez”, para el libro de Feria y Fiestas de Herencia 2017

Hace unas semanas recibíamos la esperada noticia de que el Carnaval de Herencia había sido declarado de interés turístico nacional. En los últimos años se había convertido en un objetivo común para la localidad. El empeño y la determinación en cumplir este deseo han implicado a toda la comunidad a través de las asociaciones y del Ayuntamiento. Este hecho relevante es una gran lección para demostrarnos que somos capaces de trabajar en un proyecto común y conseguir los objetivos que nos marcamos.

Dos elementos pueden ser la marca de calidad de Herencia y de sus habitantes, la educación y la idea de comunidad. Somos 9.000 personas que compartimos un espacio y un tiempo y que lo inteligente es marcarnos proyectos comunes, pensar y actuar como un equipo en el que jugamos todos. Cuando nos movemos juntos multiplicamos el valor de lo que hacemos y de lo que proyectamos.

Si nos preguntan qué es lo más importante para cambiar la sociedad, la respuesta más común es la educación, porque sabemos que está en la base de cualquier transformación de largo recorrido. Si queremos que los ciudadanos tengan posibilidades de trabajo, hablamos de tener formación. Si queremos que después de una fiesta de carnaval y después de un botellón, queden los espacios públicos limpios, hablamos de educación. Si pensamos en un respeto por los espacios comunes y por el resto de los ciudadanos que convivimos, creemos que la educación es el ingrediente fundamental. Si imaginamos una sociedad solidaria y con integración de todos los colectivos, la educación tiene que alimentar el pensamiento de los ciudadanos. Todos podemos seguir poniendo ejemplos de cambios admirables que queremos para nuestro entorno y encontramos ese elemento común, la educación.

La educación es el gran recurso que podemos tener como comunidad, es el que nos puede hacer crecer y convertir a Herencia en un pueblo con futuro y con posibilidades para que las personas jóvenes y formadas puedan quedarse a vivir en Herencia, que marcharse de Herencia sea una opción y no una obligación. Hoy el gran valor de las sociedades es el conocimiento, el talento que somos capaces de generar y que da un valor añadido a todo lo que hacemos como individuos y sociedad.

Hasta ahora el valor más importante estaba en los recursos naturales, pero hoy el gran recurso es el conocimiento, que le da un valor añadido a lo que tenemos. Si no somos capaces de poner el talento al servicio de la producción de vino, aceite, queso o tomates, no obtendremos un valor añadido que sea una fuente de trabajo y de futuro. El conocimiento hoy significa la diferencia entre los países ricos y los países pobres. La principal riqueza de un territorio no son los recursos naturales, y tampoco lo es la industria, aunque sigan siendo muy importantes, la principal riqueza de una sociedad es el capital mental de sus ciudadanos. Ghana y Corea del Sur en el año 1962 tenían el mismo ingreso per cápita, ahora la diferencia es 20 veces más a favor de Corea del Sur porque invirtió en el conocimiento de sus ciudadanos. Japón tiene menos recursos naturales que Nigeria, sin embargo, Japón, basado en el conocimiento es una de las primeras potencias mundiales, mientras que Nigeria que no ha apostado por el conocimiento no figura entre las grandes potencias mundiales ni en desarrollo ni en justicia social.

En este deseo de convertir la comunidad y la educación en el centro de la vida de Herencia, ¿cuál es la responsabilidad de cada uno?. Esta es una pregunta que nos deberíamos formular todos los ciudadanos. Estaría bien que cada uno escribiéramos respuestas a esta pregunta, desde los diferentes papeles que jugamos en la sociedad. La combinación del talento con una clara idea de comunidad son los dos elementos que pueden hacer de Herencia un pueblo transformador y que sea una localidad de interés nacional.

 

- patrocinador -