La pasada madrugada del sábado al domingo un hombre de unos 51 años en Campo de Criptana (Ciudad Real) ha fallecido después de haberse atrincherado armado con un rifle en su vivienda de esta localidad manchega.

El suceso tuvo lugar en una casa del número 9 de la calle Castillo de esta ciudad manchega de 15.000 habitantes. Realizó varios disparos con su escopeta sobre las 9 de la noche, para después amenazar desde el balcón de la casa con asesinar a alguien o suicidarse.

Hasta el lugar acudieron unos 20 agentes de la Guardia Civil de las localidades vecinas como Herencia, Puerto Lápice y Pedro Muñoz así como una unidad especial de Intervención de Madrid para tratar de negociar con el hombre, que finalmente se quitó la vida.

La información de diferentes medios indica que el fallecido se había separado y sufría depresiones.