Julian Martín Casado junto a una de sus acuarelasLa Mancha es una tierra pródiga en músicos, poetas y pintores, es como si sus aires dispararan el ingenio y sus entrañas depararan genios y artistas de la partitura, la palabra o el pincel. En esta tierra, en la villa de Herencia, en 1927, vio la luz primera Julián Martín Casado, aclamado y reconocido por la crítica como de los primeros acuarelistas del momento. Sus padres, Don Nicasio y Doña Elicia, eran aquí maestros nacionales, residían en la calle Lope de Vega, junto al ayuntamiento herenciano. Recuerda Julián con añoranza su infancia, nos comenta que cuando él tenía cinco años recibió de sus progenitores un regalo muy particular: unas acuarelas. Enseguida logró nuestro pintor plasmar sus sueños, en este caso un puente y un río llenos de ingenuidad infantil. Con tan solo ocho o nueve años, ya obtuvo su primer premio de dibujo a nivel provincial en Ciudad Real. En la escuela de Don Juan Ortiz, sobresalía entre todos sus compañeros por su facilidad para la pintura. Eran los tiempos de la república, cuando recibía instrucción en las denominadas “Escuelas Viejas”, sitas en el antiguo convento mercedario, contrapuestas en nombre a las “Escuelas Nuevas” de la Calle Carrasco Alcalde o Calle de la Zanja. Tras la guerra civil, ya teniendo como maestro a Don Abilio, venido desde Fuente el Fresno, era el encargado, junto a su compañero Agustín Úbeda, de realizar dibujos y rótulos en el encerado. Con Agustín Úbeda compartió aula en párvulos y al final de su primera enseñanza. Años más tarde, cuando Agustín era ya un consagrado pintor y editó un catálogo de su obra, se lo dedicó personalmente al P. Julián, testificando acerca de él “que pintaba mejor que yo”.
En 1940 sintió la llamada a ingresar como religioso mercedario, incorporándose en calidad de aspirante en el conventoAutorretrato de Sarria (Lugo). En aquel centro docente destacaba por sus cuadernos de dibujos que rayaban la perfección, comenzó a dar clases de dibujo a sus propios compañeros y colaboraba grandemente en la ilustración de una revista catequética que editaba el P. Carlos Silva. Ya en el noviciado de Verín (Ourense), en 1944, es requerido para confeccionar los carteles anunciadores de la novena de la Virgen de la Merced, para elaborar los anuncios que contenían los diversos oficios conventuales etc. En el monasterio de Poio, Pontevedra, cursará la carrera eclesiástica, manifestándose como un magnífico escenógrafo y decorador, colaboraba con él su hermano mayor, Fernando. Realizó retratos de mercedarios ilustres que habían destacado en las artes o en las letras, pintó decorados para veladas y obras teatrales, y destacó en los linóleos de la revista “Sal-Lux”. Con el tiempo fue requerida su colaboración para la revista madrileña “La Merced”, siendo director de la misma el P. Gonzalo Alonso. Era el dibujante e ilustrador por antonomasia de la Orden de la Merced.
Julián Martín es en sus inicios un pintor autodidacta, siempre preocupado y ocupado por buscar la perfección. Realizó cursos por correspondencia, pero al principio pintaba solo a tiempo parcial, de forma esporádica, siempre que no se lo impidiesen sus obligaciones sacerdotales, lo hacía añorando, continuamente, mejores tiempos en los que pudiese dedicarse de una forma más plena e intensa a su pasión artística. Llegó a tocar el óleo, pero no era posible para él tener un estudio. La acuarela, en cambio, era más fácil de realizar desde la celda conventual.
Cuando al fin logró hacerse socio de la “Agrupación Española de Acuarelistas de Madrid” (AEDA), todo cambió. En ella recibió clases e intensificó su labor pictórica, entrando en contacto con grandes maestros de la acuarela: Rafael Requena, Julio Quesada…

Acuarela de Julián Martín Casado
En ella llegaría él mismo a dar clases, al igual que en el Club de Tercera Edad de la Basílica Hispano-Americana de la Merced de Madrid. A partir de ese momento su obra se universaliza y adquiere un estilo muy original y definido, fácilmente reconocible por los trazos de su pincel y por el colorido ofrecido. Son pinceladas espontáneas y expresivas a la vez. Martín Casado se manifiesta como un acuarelista de marcados sentimientos, con unas selladas pautas, inherentes a su persona; se deja llevar por su temperamento, por el reflejo de la naturaleza, especialmente el mar y la tierra, por lo que siente y palpita en su contemplación; se deja arrastrar por su ajustado sentido estético, percibe la belleza emergente en el mismo medio ambiente, pero no como una mera percepción fotográfica, si no más bien como una expresión personal e íntima, que le lleva a combinar, de forma magistral y única, sienas, violetas, rojos, azules; una verdadera sinfonía de colores, un auténtico deleite para los sentidos, que varía dependiendo de los temas tratados, de los momentos elegidos o de la inspiración surgida.
Premiado y seleccionado en multitud de certámenes de Acuarela y Pintura, entre otros, destacamos: los premios de AEDA (Agrupación Española de Acuarelistas) en 1983, 1984 y 1985. Premios Accésit en las exposiciones de acuarela de la CAMP_AEDA, Madrid, en 1986 y 1987. Medalla “Felipe Trigo”, Ayuntamiento de Madrid, 1987. Primer Premio de Pintura “Villa de Herencia”, 1989. Premio único CAMP-AEDA, 1991. Primer Premio Certamen Nacional de Acuarela Cartulinas La Riva, 1998. Mención de Honor Certamen Nacional de Acuarela “Adolfo Lozano Sidro”, 1999, de Priego de Córdoba.
Entre los lugares, en los que ha llevado su obra a exposiciones, bienales, certámenes…sobresalen: Madrid, Barcelona, Pontevedra, Granada, Aranjuez…en el extranjero destacan las exposiciones tenidas en México, es Socio de Número de la Sociedad de Amigos del Museo de la Acuarela Mexicana, A. C., desde 1986; y en New York, donde expuso con gran aplauso en “Los Mejores de la Acuarela Española” en 1995. Julián Martín, hombre de amplias miras y generoso horizonte, como sus acuarelas, ha tenido varias exposiciones benéficas, sirvan de ejemplo las que se desarrollaron en beneficio de la Casa de Refugiados Menores no Acompañados de los mercedarios de Madrid, en 1993 y 1995; en favor de la Misión Mercedaria de Camerún, Madrid, 2002; en ayuda de Cáritas Parroquial de Basílica de la Merced de Madrid, en 2003; o las tenidas en bien de la ONG “Acción Liberadora” en estos dos últimos años.

Acuarela de Julián Martín Casado2

Los admiradores de sus obras, paisajes, marinas, flores, bodegones, retratos…pueden acudir a los Museos de la Acuarela de México y Pola de Gordón (Léon), a los Museos del Monasterio de Poio (Pontevedra), a la Casa-Museo de la Merced de Herencia (Ciudad Real), y en Madrid a la Curia Provincial de la Merced y a la Basílica Hispano-Americana de la Merced. Allí hallarán colores cálidos, desparramados, continuación natural los unos de los otros, tornados en manchas que sugieren cosas, que exhalan momentos de vida, dejando perdurable huella. Son pinturas finitas para ser contempladas desde la lejos, admiradas al vuelo de la imaginación y siempre gozosas y sentidas.

PROCEDENCIA DE LAS OBRAS
EXPUESTAS EN LA SALA “AGUSTÍN ÚBEDA” DE HERENCIA:

• Museos del Monasterio de Poio, Pontevedra.
• Basílica Hispano-Americana de la Merced, Madrid.
• Curia Provincial de la Merced, Madrid.
• Casa del Refugiado, Madrid.
• Casa-Museo La Merced, Herencia, Ciudad Real.
• Casa Conventual de los Mercedarios, Herencia.
• Colecciones particulares.
• Colección del autor.

 

Mario Alonso Aguado, O. de M
Miembro de la Real Academia de Bellas Artes
y Ciencias Históricas de TOLEDO.

Artículo aparecido con diferentes modificaciones en varios medios informativos: Lanza, Canfali y folleto de la exposición

7 Comentarios

  1. Una exposición muy recomendable de visitar, que tenemos ahora en la casa el Jardinero de Julián Martín Casado, no os la pedais.

  2. Me parece una Exposición magnífica. Es impresionante cómo es capaz de jugar con la luz. Me gustó mucho y recomiendo a todos que pasen a visitarla.

  3. Por cierto la idea del libro de visitas muy buena, a ver cuanta gente se anima a dejar un comentario, me recuerda la fiesta de la fiesta de la gente de Barco de colegas, que también pusieron un libro de firmas para la gente que se paso por allí, aunque claro esto es una exposición.

    ¿ De quién fue la idea ?

  4. He podido leer en el periódico Canfali de Alcázar de San Juan que se ha hecho una exposición homenaje a un pintor (este si) universal o mejor consagrado Agustín Ubeda. Al mismo tiempo he podido comprobar que han hecho una critica en la que pone que dicho maestro de la pintura es de tipo barroco. Creo que la persona que firma con un montón de títulos no sabe mucho de bellas artes. Mejor sera decir que dicho pintor es erótico figurativo. Pienso que es una pena que firmen artículos con tanto ringo rango y luego no sepan expresar el trabajo de cada uno de aquellos que manejan los pinceles. Verdaderamente calamitoso.

Comments are closed.