Debido a las fuertes lluvias, acompañadas de pedrisco, que han tenido lugar en los últimos días en la provincia de Ciudad Real, la Junta Directiva de ASAJA se reunió el pasado viernes para analizar la cuantía de los daños sufridos, así como para solicitar las ayudas necesarias a la Administración regional y nacional,  que puedan paliar, de alguna manera, las graves pérdidas a las que muchas explotaciones agrícolas han de enfrentarse ahora.

Aunque todavía es pronto para indicar cifras concretas, sí que se puede indicar las zonas afectadas, siendo en algunos casos del 100 por 100 de la producción, y en otros de, aproximadamente, el 60 por ciento del cultivo.

Entre las zonas más afectadas se encuentra el triángulo formado por los municipios de Arenas de San Juan, Herencia, Campo de Criptana, La Alameda y Llanos del Caudillo, con alrededor de 50.000 hectáreas perjudicadas, en cultivos como el melón, la viña y los cereales, que se encontraban pendientes de cosecha.

En este sentido, esta Organización Agraria solicita a la Administración la puesta en marcha de las medidas oportunas con carácter de urgencia, así como una mayor sensibilización ante los problemas del sector agrario, que en los últimos tiempos no parecen tener fin.

Asimismo, ASAJA va a celebrar reuniones con diversas entidades bancarias, con el objetivo de facilitar préstamos para los agricultores que quieran solicitarlos, con unos intereses del 0 por ciento.

En cuanto a las diferentes zonas perjudicadas, a lo largo de la semana, ASAJA elaborará un informe en el que se espera incluir los daños no sólo de nuestra provincia, sino de toda la  región, puesto que el granizo ha afectado a algunos cultivos de otras zonas, como en Cuenca o Albacete.

Sin embargo, el pedrisco no ha terminado de hacer daño a las explotaciones ciudadrealeñas, puesto que la gran humedad provocada por las constantes lluvias de esta semana, unida a las cálidas temperaturas que ya se están experimentado, estimulan la aparición de diversas enfermedades como el mildeu o el oídio, que supondrían unas pérdidas más cuantiosas. Por este motivo, se hace indispensable la puesta en marcha del tratamiento preventivo adecuado para cada cultivo.

Fuente: ASAJA-Ciudad Real / Agroterra.com