Jesús Fdez de la Puebla Viso pregonando las Feria y Fiestas 2007Hoy, 25 de Septiembre, los herencianos y herencianas hemos vuelto, por así decirlo, a nuestra vida habitual tras escuchar ayer, a las doce de la noche, la traca final que daban por concluidas las Ferias y Fiestas en honor a la Virgen de las Mercedes. Fiestas que este año empezaron oficialmente el día 20 por la noche, con las palabras de Jesús Fdez. de la Puebla Viso, mercedario, vecino de nuestro pueblo y pregonero de excepción, que nos dejó estas profundas palabras que hablan de nuestro pueblo, nuestra identidad, y de nuestra Virgen de las Mercedes. Palabras cargadas de sentido que con su permiso reproducimos a continuación:

Querido Jesús (Alcalde); dignas autoridades:…
Querida familia: tía Mariana, primos y sobrinos.
Querida familia mercedaria: P. Luis Miguel y comunidad.
Queridas amigas y amigos.
Queridas herencianas y herencianos y queridos emigrantes, que sois nuestros hermanos y es también vuestra fiesta.

Es para mí un gran honor haber sido elegido este año pregonero de las fiestas de mi pueblo.


Pregonar es cantar, exaltar y proclamar con gozo y alegría las excelencias de esta hermosa villa manchega que ha sabido trascender por los caminos del tiempo con su embrujo y grandeza peculiar, con su forma de ser y de vivir.

Dicen que de la abundancia del corazón habla la boca; yo quisiera esta noche en esta plaza de España, cantar, recordar, o mejor dicho, hacer comunión de los santos a tantas herencianas y herencianos que siembran los caminos de la historia. Hacer presente, pasado y futuro el Herencianismo, que es savia viva de tantas generaciones.

Comunión de los santos, que los que tenemos fe, profesamos en el credo, es el intercambio de gracia entre los que viven actualmente y los que nos dejaron, y ampliando un poco más el pasado, y no sólo en el ámbito misterioso, los que vivimos fuera, pero que hacemos realidad nuestra presencia viva y no sólo en el recuerdo, sino en la más plena de las realidades.

Hacer que el pasado, el presente y el futuro sean vida en la más amplia trascendencia.

Herencia, Pueblo noble de Castilla.

Villa de sanos manchegos, humilde y encantadora como la rosa de azafrán, rosa morada que te abres ufana al sol de la madrugada.

Herencia, labriega y hortelana de racimos dorados y hortalizas regadas en tus huertas a golpe de noria y cangilón en curso de frescas regueras. Herencia, almazarera de ricos aceites.

Herencia, pastora y ganadera, la del mejor queso del mundo.

Herencia, emprendedora, trabajadora, artesana e industrial.

Herencia, que has sabido, como nadie, conjugar el verbo progresar, acoger y compartir.

Herencia, trabajadora bondadosa y noble, llena de caminos y horizontes infinitos que expanden tu hidalguía manchega.

Pero eres festiva, graciosa y carnavalera, tus géneros literarios en tus expresiones lingüísticas tienen una riqueza verbal inconfundible y sobre todo personal.

Hoy es la fiesta de Herencia, la Feria de Herencia.

La fiesta une, transforma, acerca, valora y humaniza a las personas. La fiesta es necesaria, brota de la alegría del alma sana. ¿Qué sería la vida sin la fiesta?, sería cortar el árbol y marchitar la flor, sería secar el río y dejar de soñar.

La fiesta es participativa, es para todos, para que nadie se sienta excluido: para los niños, es sueño, ilusión y encanto; y para los mayores es un alto en el camino, rompiendo lo monótono, regocijándose y regalándose para poder compartir lo que somos y lo que tenemos, en definitiva; vivir en fraternidad y amistad, que son los dones más preciados que los cielos dieron al hombre.

Toda fiesta auténtica tiene necesariamente como culmen el ágape, el banquete.

La fiesta es encuentro con la amistad y la alegría verdadera que brota del corazón.

Que ésta sea nuestra fiesta, con todos, no sólo los de Herencia, sino con todos los que convivimos.

Banquete sin exclusión, todos somos hermanos.

Hoy quisiera recordar y soñar muchas cosas que fundieron y forjaron mi vida de Herenciano, de mi infancia, de mi juventud, y de no tan joven.

No sería bien nacido si no fuera agradecido. Recordar públicamente y agradecer con muchos de vosotros a un hombre bueno, trabajador, cuya constancia ha sido ejemplo para muchos; me refiero a D. Hermógenes, que aunque ausente en lo físico, os aseguro que está vivo en el recuerdo y para mí está en el cielo (que quede claro que el cielo no es un lugar, sino estado de vida, pero de vida auténtica).

Don Hermógenes, quiero pedirte una cosa en esta bella tarde-noche de otoño: que veles por la cultura de mi pueblo porque tienes enchufe allí arriba. Pida por los jóvenes, ya que eres especialista en ellos. ¡Cuántas generaciones pasaron por la Academia y por tus escuelas!

Pide por los jóvenes de Herencia para que se formen, no sólo culturalmente, sino en los valores que humanizan y así caminen por los senderos de la vida como personas coherentes, honestas, honradas y siembren nuestra sociedad de amor, tolerancia y progreso en el más amplio sentido de la palabra.

Quiero hacer un pequeño inciso; amor, tolerancia y progreso son valores para todos y nadie puede apropiarse de ellos. Para que se hagan realidad en nuestra vida necesitamos de una madurez y de una ascesis muy amplia, estos valores hay que conquistarlos día a día con esfuerzo y con gratuidad.

Don Hermógenes a pesar de tus formas en la enseñanza, nadie estamos traumatizados; quisiera recordar frases y anécdotas que a todos nos van a sonar:

  • Niño, como vaya te piso, o como vaya te estrello contra el encerado.
  • El alumno que trabaja tiene toda clase de facilidades, ahora bien, el que no trabaja, ese las pasa mal.
  • Niño, que te meta tu padre a picapedrero.
  • Niño, vaya usted a la calle y dígale a su padre que venga por aquí.
  • Niño, yo te aseguro que este verano vas a cambiar la piel.

Concretamente, a mí, cuando le pedía me dejase ir a las novenas de San José, me decía: “ niño, vaya usted que tiene más teclas que un piano antiguo.

  • Siéntate majadero, carrueco, calamitoso, indeseable.
  • Niño, tu ni aquí ni allí, ni en Sebastopol, ni en la Conchinchina, ni que te utilicen como carnaza humana en los mataderos de Chicago, a ti niño te funden y tus cenizas no sirven para nada. Siéntate calamidad, el siguiente.
  • Niño, que clase de sujeto tiene esa oración; D. Hermógenes, no tiene sujeto.- Niño lo que no tienes es vergüenza.
  • Niño, ponga una oración en pasiva. Yo fui comido. – Mala suerte iba a tener el que se lo comiera a usted.

Y así, un largo etc. que muchos que estamos aquí recordamos con cariño y con un gran sentido del humor. Pero en realidad este gran hombre hizo mucho bien en nuestro pueblo y concretamente en mi vida sembró una cultura y una humanidad extraordinaria.

Navegando por el recuerdo de tantas buenas gentes que han pasado por nuestro pueblo también quiero recordar también quiero recordar a Fray Santiago; con el convento lleno de niños para rezar las flores a la Virgen en el mes de mayo, y junto a Fray Santiago recordar a la Paz, que cuando él y ella iban juntos por la calle decía la gente: “no andarán perdíos”.

Seguro que la Paz, cuando entró en el cielo, lo primero que hizo fue venderle a San Pedro una papeleta de una virgencilla de bulto que se rifaba para sacar dinero para la campaña contra el hambre.

Recuerdo en una ocasión que Fray Santiago escuchó hablar a la Paz en el camarín de la Virgen y decía: ¿con quién estará hablando la Paz? Estaba hablando con la Virgen y, ¿sabéis lo que decía?: “Madre, cuando me muera, dame corte en el cielo que yo no valgo para estar pará”.

Nuestro Fray Dositeo, con su carrillo siempre lleno de críos, con su sonrisa para todos y sus aventuras guerreras con el sargento Mota, o su “manda Carallo”.

También mis historias y aventuras repartiendo pan, porque ya sabéis que he sido panadero antes que fraile.
Mis compañeros en el oficio saben lo difícil que es meter el pan frío del día anterior, eso es un arte pero hay veces que cuesta caro, no se si está aquí presente, a una clienta le coloqué una pistola de pan del día anterior; cuando llegué al día siguiente sacó la pistola y me dio con ella en al cabeza, diciendo: “haber si es la última vez que se la metes dura a mi chica”, y un largo etc.

En otra ocasión, dejándole el pan a mi amigo Germán me entretuve dentro de su casa un momento y cuando salí, la furgoneta, llena de pan, había desaparecido. Germán y yo, mirando por un sitio y por otro, y en realidad la furgoneta no estaba. ¿Sabéis lo que había pasado?, que un fraile la metió en el patio del colegio; y ese fraile es el P. Felipe, al que todos conocéis, mi comendador de Jerez de la Frontera.

Así podríamos contar muchas cosas, pero quiero ya terminar. Yo sigo siendo panadero, pero he cambiado de pan, reparto pan en Jerez, es otro pan también necesario, el pan de visitar a muchos enfermos, de escuchar, de acoger, de convivir, de estar presente, muchas veces en silencio, y un largo etc, pero sobre todo el pan que sacia y no da más hambre: el Pan de Dios.

Cuantas buenas herencianas y herencianos tengo ahora aquí en mi mente y no puedo nombrar a todos. Son personas de todas las edades que se han cruzado en mi vida a lo largo del camino.

Por último una pequeña reflexión:

En algunas bodas que celebro tengo la costumbre de decirle a los novios algo que es muy importante, y que también quiero comunicaros a vosotros: “La convivencia es lo más difícil que hay, a pesar de que nos queramos mucho, convivir es duro. Todos tenemos una libretilla dentro de nosotros donde escrupulosamente vamos apuntando todo lo malo que nos hacemos, todas las faenas, y sin embargo no llevamos en cuenta todo lo bueno que también nos hacemos. Si hiciésemos balance de lo bueno y de lo malo; ojo, pongo la mano en el fuego, sería infinitamente superior lo bueno que lo malo.

Solamente os deseo que olvidemos lo malo, que ajustemos cuentas de vez en cuando y que apreciemos las acciones maravillosas que todos nos hacemos y nuestra convivencia tendrá sentido para convivir en paz.

¡Dios te salve Reina, Patrona y Alcaldesa de Herencia!

¡Dios te salve, Reina, coronada un 22 de mayo de 1951 por D. Emeterio Echevarría Barrena, obispo de Ciudad Real!

¡Dios te salve Patrona, aclamada por tu pueblo! Sin Papeles.
La devoción no se impone, se transmite lo mismo que la fe. Eres aclamada popularmente.

¡Dios te salve Alcaldesa perpetua de esta villa!
Investida con bastón de mando por Ramón Osuna Sanz en el Primer Centenario de nuestra presencia mercedaria en Herencia.

Pero, Dios te salve, Madre, madre de todos.

Madre de la libertad, de la misericordia, la de las manos desgastadas de mercedes. HERMOSONA.

 

Te dieron un nombre nuevo
con sabor a primavera
y como flor del almendro
pusiste pie en nuestra tierra.

Mercedes te llama el pueblo
se escucha de puerta en puerta
Mercedes me sabe a gracia
a ventana siempre abierta.

Como el sol de la mañana
de tus ojos la luz llega
junto al corazón del hombre
que de Dios la gracia espera.

Quiero decirte Mercedes
de misericordia llena
que Mercedes es el nombre
que más abunda en Herencia.

Mercedes me sabe a madre
a esposa, a tia y a abuela
¡Qué sabor tan dulce, Madre,
tiene tu nombre en mi tierra!

Y es tu cara tan hermosa
que el reflejo de Dios llega.
Quien no lo crea que venga
porque Dios es Hermosura
y en tu cara se contempla.

Jesús Fdez. de la Puebla Viso, O. de M.

  • Pedro

    A ver cuando te casamos Jesús,le decías a tu amigo.

    Tenías ganas de recogerlo, y así lo hiciste el pasado domingo 30 de marzo.

    Fué la última ceremonia que dirigiste, sencilla, tierna y cargada de amor.

    Nos despedimos, quedando en vernos para preparar esos temillas que nos traíamos entre los dos.
    No te preocupes, yo lo termino solo, y ahora con más ganas, porque seguro que la Hermosona te deja algún ratillo para que desde arriba me dirijas.

    Aún tengo en mis oídos los ecos de tu voz entonando esa canción que tanto te gustaba “Madre Oyeme”.

    Aprovecha ahora y cántasela que la tienes a tu lado.