Desde finales de los años 70 más de 200.000 saharauis sobreviven en la Hamada de Tindouf, situada al oeste de Argelia muy cerca de la fronteras con Marruecos, Mauritania y los territorios del Sahara Occidental. Este lugar es considerado por los geólogos como uno de los más inhóspitos de la Tierra. Y es, precisamente, allí donde los refugiados han levantado sus campamentos y han organizado un Estado en el exilio, a la espera de la resolución del conflicto. Los expatriados saharuis viven en cuatro reductos construidos en la Hamada, como el equivalente en el destierro de las cuatro provincias originales del territorio saharaui, actualmente ocupado. Sus nombres son Smara, Ausser, Dajla y El Aaiun, que corresponden a los verdaderos nombres de las provincias. En el año 1991, se inició un ilusionante proyecto dirigido, como un halo de esperanza, a los niños. “Vacaciones en Paz”, nombre que recibió la iniciativa, es un programa de acogida temporal de menores saharauis por parte de familias españolas que dura dos meses en la temporada de verano. Desde su comienzo, cerca de 100.000 niños de entre 8 y 12 años han disfrutado, junto con sus familias de acogida, de una experiencia vital única.

En los escasos e intensos 60 días que estos niños pasan en España aprenden y enseñan solidaridad, tolerancia, conocimientos, amistad, cariño y cultura. Sin duda, lo que más les llama la atención a los pequeños refugiados es el agua. “Podrían pasar horas y horas jugando en la piscina”. En los limitados campamentos donde están obligados a vivir el agua escasea y apenas llega para el suministro de sus necesidades básicas diarias.

Los objetivos de esta campaña son cuatro. El principal es lograr que los niños puedan vivir durante los meses de verano fuera de los campos de refugiados. Las ya de por sí penosas condiciones del Sahara se endurecen, hasta niveles difíciles de soportar, en los meses de julio y agosto, con temperaturas que alcanzan los 50º a la sombra. Otro propósito es permitir que los pequeños tengan una oportunidad de conocer una nueva cultura, un nuevo idioma, unas nuevas costumbres… algo inalcanzable para ellos en condiciones normales, dada la escasez de recursos económicos de que disponen. En tercer lugar, y aquí tiene una importancia especial la labor de asociaciones, la intención es que los niños aprovechen su estancia en España para someterse a revisiones de salud general y corregir, por ejemplo, posibles defectos visuales o auditivos. Los exámenes médicos que se realizan en verano permiten incrementar las opciones de un desarrollo físico saludable, algo de gran importancia en un entorno de condiciones extremas como en el que viven. Y por último, la campaña anual pretende sensibilizar a la población española sobre las circunstancias actuales en las que vive el pueblo saharaui, a la espera de la celebración del referéndum autodeterminación, una vez mas aplazado.

Desde la Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Herencia os invitamos a pedir toda la información que creáis conveniente y estamos a la entera disposición de cuantas familias puedan estar interesadas en la acogida de [email protected] niñ@ saharaui durante los meses de julio y agosto.

Asociación de Amigos del Pueblo Saharaui de Herencia. Tfnos 630467842 607910761

Fuente: J.Romero

- patrocinador -