La directora general de Producción Agropecuaria, María José Carmona, resaltó el pasado Jueves 17, en Herencia (Ciudad Real), la evolución experimentada en los últimos años por el sector ganadero de Castilla-La Mancha, que “ha ido diversificándose a la vez que modernizándose, tanto en estructura productiva como social”.

Así lo aseguró María José Carmona, durante la exposición de una ponencia titulada “Políticas de Desarrollo Rural que se han establecido para la ganadería de Castilla-La Mancha y recursos económicos para llevarlas a cabo”, en el marco de unas jornadas de formación organizadas por la Federación Manchega de Agrupaciones de Defensa Sanitaria Ganaderas (FMADS).En su intervención, la directora general de Producción Agropecuaria apuntó que “el sector ganadero ha tenido tradicionalmente una importante presencia en la sociedad castellano-manchega y su transformación ha sido paralela a la misma”.

Sin embargo, recordó la difícil situación que en estos momentos atraviesa el sector como consecuencia de la subida de los costes de producción. A pesar de ello, “contamos con productos de una calidad muy elevada”, subrayó María José Carmona, quien añadió que “todos debemos luchar para que el ganadero pueda obtener una retribución justa por estos productos”.

Tras realizar una introducción sobre las principales características del sector en Castilla-La Mancha, destacó el “importante esfuerzo económico” que la Consejería de Agricultura realiza para apoyar a nuestra ganadería, “con actuaciones ya tradicionales como las ayudas a las Agrupaciones de Defensa Sanitaria (ADS) o con nuevas actuaciones como las subvenciones a las explotaciones con razas ganaderas en extensivo o las mejoras introducidas en las nuevas líneas de seguros ganaderos”.

Asimismo, detalló las medidas incluidas en el Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha 2007-2013 que están destinadas a los ganaderos. Entre estas actuaciones, algunas se dirigen a todo el sector agrario, como el apoyo a la formación de agricultores y ganaderos; el asesoramiento en materia de medio ambiente, bienestar de los animales y seguridad alimentaria; la incorporación de jóvenes o las ayudas a la jubilación anticipada; así como las subvenciones a las inversiones que mejoren la competitividad de las explotaciones.

También se incluyen en el Programa de Desarrollo Rural medidas específicas para los ganaderos de la región, como las ayudas al traslado de explotaciones, ayudas para la correcta gestión de los subproductos o algunas medidas agroambientales como el apoyo a la ganadería ecológica, a las razas autóctonas en peligro de extinción o a la apicultura.

Fuente: miciudadreal.es