imagen1-080El pasado sábado, 25 de abril, festividad de San Marcos, a propuesta del área de cultura y en colaboración con asociaciones de la localidad y grupos de artesanos locales, se organizaron una serie de actividades en la Sierra de la Horca, entorno al molino Maritornes, más conocido como “Parra”, con el objetivo de recuperar la tradición de comerse el típico hornazo manchego en la sierra de Herencia, disfrutando, así, de un agradable día de campo en compañía de familiares y amigos.

El día lo tenía todo para que hubiera sido un éxito rotundo, sol, buena temperatura, talleres, música en directo, jornada de puertas abiertas del centro de interpretación de los molinos, mercadillo medieval, etc., sin embargo un inesperado invitado hizo su presencia de una forma mucho más insistente de la prevista. El viento fue el protagonista de la jornada e hizo que se desluciera un poco ya que algunos puestos de la Asociación de Comerciantes de Herencia, o el del Centro Ocupacional “El Picazuelo” no pudieron estar abiertos todo el tiempo deseado.

Sin embargo, y a pesar de todo, se puede decir que la jornada fue  todo un éxito. El trasiego de gente que se acercó hasta la sierra fue costante, si bien, no se quedaba mucho tiempo por los fuertes vientos que soplaban. Además, este movimiento de personas se incremetó de forma importante por la tarde, cuando numerosos grupos de amigos y familias subieron hasta la sierra perpetrados de sus hornazos para celebrar este día.

Ya por la mañana los chicos del programa Tiempo Diver, con su monitora Mercedes Fernández-Caballero a la cabeza, no se dejaron amedrentar por el incesante viento y llevaron a cabo un interesante taller de cometas que luego hicieron volar en lo alto de la sierra.

Por su parte, los chicos de la Asociación Barco de Colegas, y de nuevo a causa de los fuertes vientos, no pudieron colgar del segundo molino las pancartas con las frases de la instalación Letras de Gigantes, realizada con la colaboración del área de cultura y la Diputación de Ciudad Real, por lo que decidieron clavarlas en el suelo a lo largo de la subida al molino Maritornes y entorno al mercadillo medieval, para que así todo el mundo pudiera leerlas y ser partícipes de esta iniciativa. Además, en el interior del Centro de Interpretación de los Molinos se dispuso un panel con todas las frases enviadas a la web de la asociación www.barcodecolegas.es.

En definitiva una jornada de sábado diferente y agradable a causa de una iniciativa que a pesar de las adversidades, pero gracias al esfuerzo y colaboración de todas las partes participantes, fue todo un éxito, por lo que esperamos tenga continuidad en el tiempo aprendiendo de la experiencia adquirida este año.

A continuación os dejamos una pocas imágenes de este día:

DEJAR UNA RESPUESTA