vacaciones en paz

El presidente de la Diputación destaca que es la institución provincial la que se hace cargo del coste del viaje.

El presidente de la Diputación, Nemesio de Lara, ha hecho esta mañana un llamamiento, coincidiendo con la presentación del programa “Vacaciones en Paz 2009”, para que sean acogidos este verano menores saharauis. “Es una llamada de socorro que va dirigida a los alcaldes de los 102 pueblos de la provincia y a las familias”, ha dicho De Lara, quien ha estado acompañado durante su comparecencia ante los medios por Abdelahe Admed, delegado del pueblo saharaui en Ciudad Real; y por Silvestre del Río, coordinador general de esta iniciativa solidaria en la región.

De Lara ha explicado que el año pasado vinieron 206 niños a 45 municipios ciudadrealeños y que en 2007 lo hicieron un total de 260, por lo que llegaron 54 niños y niñas menos en 2008. “En esta ocasión los chicos llegarán durante los días 3, 4 y 5 de julio a Herencia, como centro de recepción general, y sólo tenemos confirmados 160 niños”, ha lamentado.

Así las cosas, la comparecencia ante los periodistas se ha convertido en esta ocasión en una llamada de urgencia. “Os rogamos que os dejéis la piel informando para procurar la llegada de más niños y niñas, espero que le deis importancia en los medios a este asunto. Hoy no hablamos de política, hablamos de seres humanos, de personas que tienen problemas severos. Para ellos venir a España dos meses es una utopía porque van a poder estar bien nutridos y ser atendidos, si lo necesitan, por medios sanitarios públicos”, ha dicho.

“Hacemos una llamada de atención a la generosidad y la tolerancia para contribuir a paliar los problemas de la gente que está sufriendo. No se pasa hambre en los campamentos, lo digo por experiencia personal, pero se pasan muchas necesidades y hay problemas de desnutrición”, ha dicho De Lara, quien no ha dudado en pedir que “la gente abras sus puertas y sus corazones a un niño o a una niña saharaui durante dos meses. Al principio puede suponer una molestia porque los chicos tardan unos días en adaptarse, pero al final trasladan alegría y provocan una respuesta de generosidad que es una satisfacción plena”.

Ha querido dejar claro el presidente de la Diputación que será la institución provincial la que financie el 100 por cien los costes de desplazamiento, por lo que no correrá a cargo de los Ayuntamientos que gestionen la llegada de menores saharauis en porcentaje alguno ni de las familias acogedoras.

Por otro lado, De Lara considera que los pequeños constituyen “todo un ejemplo de pedagogía neta y absoluta hacia los niños, a los que le estamos enseñando antes la palabra comprar, que para ellos es felicidad, que el término compartir”.

Ha comentado, asimismo, que en el Sahara durante los meses de julio y agosto pueden estar fácilmente a 50 grados a la sombra. “La crisis puede ser una razón de algunas familias para no acoger a niños saharauis, pero que se piense que desde 1975 los saharauis están viviendo en crisis permanente”, ha dicho para añadir, a continuación, que acoger a un menor es “una experiencia gratificante que no se olvida jamás en la vida, que crea vínculos de amistad para siempre”.

Ha intervenido, asimismo, el delegado del Pueblo Saharaui en Ciudad Real, Abdelahe Almed, quien ha trasmitido un mensaje de gratitud del pueblo saharaui al presidente de la Diputación. Y también ha tenido palabras de agradecimiento para Silvestre del Río.

Abdelahe Almed ha reiterado el llamamiento a las familias para que acojan a los niños. “El tema estrella en los campamentos es el programa Vacaciones en Paz. En la actualidad, todos están preparados y hay muchos a los que les falta destino”, ha señalado.

Ha precisado que la parte más vulnerable de la población refugiada son los niños, “por eso incidimos en este llamamiento. La crisis azota muchos hogares, pero la solidaridad debe surgir en momentos difíciles. Se trata de compartir lo poco. Tiene su importancia porque hay necesidad y se le hace un hueco a un niño en una familia que está pasando apuros”.

Ha recordado Abdelahe Almed que la financiación está garantizada, “sólo queda el gesto de solidaridad de las familias para sacar a los pequeños de una situación prebélica marcada por los rigores climatológicos del desierto. Va a mejorar la salud de los niños, que permanecen a la espera de un gesto de solidaridad”.

El coordinador del programa Vacaciones en Paz, por su parte, ha incidido en que a nivel regional este año van a traer a 300 niños. “Siempre nos hemos sentido orgullosos de que en la proporción habitantes/niños Castilla-La Mancha era la primera comunidad autónoma, pero estamos bajando mucho. La verdad es que es una pena que la gente no se anime a coger menores saharauis”, ha afirmado De Río para concluir diciendo que “a los tres días, los pequeños son uno más en la familia”.

Fuente: www.dipucr.es