robos-ciudad-real-karco

La operación “Karco” ha permitido desarticular un grupo organizado al que se le imputan hasta el momento un total de 38 robos con violencia o intimidación cometidos en las provincias de Ciudad Real, Toledo y Córdoba. Incluyendo un reciente robo en una ferreteria de nuesta villa de Herencia (Ciudad Real). Recuperandose buena parte del material robado.

La Guardia Civil en el marco de la denominada operación “KARCO”, desarrollada en las provincias de Ciudad Real, Toledo y Córdoba, ha detenido a 34 integrantes de un grupo organizado dedicado a cometer robos en domicilios y establecimientos comerciales.

Las investigaciones se iniciaron a mediados del pasado mes de enero tras detectarse en la provincia de Ciudad Real la presencia de un grupo de personas que actuaban en casas de campo, bares, restaurantes, casas de campo y naves industriales de diferentes localidades.

Los dispositivos de vigilancia establecidos para la identificación y localización de estas personas permitieron descubrir que se trataba de un grupo perfectamente estructurado y jerarquizado, que planificaba al detalle todos sus robos.

Los integrantes del grupo contaban con una amplia preparación para cometer los robos y con herramientas adecuadas para ello, utilizando siempre un mismo modus operandi. En sus actuaciones solían mostrar agresividad y violencia, llegando a enfrentarse a los propietarios de los establecimientos o domicilios en caso de encontrarse con ellos.

El delegado del Gobierno en Castilla-La Mancha, Maximo Díaz Cano, acompañado por el subdelegado de Gobierno en la provincia, Miguel LaCruz, y el teniente coronel de la Comandancia de Ciudad Real, Vicente Perez informó, en rueda de prensa, de esta operación llevada a cabo por la Unidad Orgánica de la comandancia de la capital y en la que se ha desarticulado una banda organizada a la que hasta la fecha se le imputan 38 hechos delictivos. Un número que podría incrementarse en el transcurso de las investigaciones que continúan abiertas, por el momento la Guardia Civil estima que se les podrían llegar a imputar unos 120 robos en distintas provincias.

“Además del robo con fuerza tambien se les imputa el delito de asociación ilícita ya que nos encontramos ante un grupo organizado, debidamente jerarquizado, con una estructura que les permitía llevar a cabo su actividad delictiva en diversos municipios” afirmó Díaz- Cano.

Modus operandi y poblaciones afectadas

En concreto, las localidades que se han visto afectadas por la actuación de esta banda (formada por 33 rumanos y un español) son Poblete -primer robo constatado en la provincia- Villarrubia de los Ojos, Herencia, Tomelloso, Santa Cruz de Mudela, Villarta de San Juan, Malagón, Manzanares, Almagro y en un municipio de Córdoba.
“Se trata de una operación muy importante, que demuestra la eficacia de la Guardia Civil y en la que se han incautado material cuyo valor asciende a más de un millón de euros”, afirmó el delegado del Gobierno.

Los integrantes del grupo actuaban de forma simúltanea en varias zonas, organizados en pequeñas células de cuatro o cinco componentes, lo cual dificultaba la acción policial preventiva al activarse todas las alarmas a la vez.

Antes de cometer los robos colocaban en los caminos de acceso al lugar a varios miembros del grupo para vigilar y avisar en caso de percatarse de la posible presencia policial y abortar rápidamente su actividad ilícita. Previamente, habían reconocido perfectamente la zona y tenían preparada la posible vía de huída.

De esta forma, actuaban con total impunidad y podían utilizar medios autónomos de iluminación (linternas, focos, etc.) y herramientas ruidosas como radiales o martillos percutores.

Los componentes del grupo encargados de perpetrar el robo poseían amplios conocimientos y especialización a la hora de actuar. Además estaban en buena forma física y contaban con amplios conocimientos en sistemas de alarmas, con lo que evitaban la activación de posibles sensores. Para no ser detectados ni identificados, procedían a violentar las posibles cámaras y circuitos cerrados de vigilancia de los lugares a robar.

Para sus desplazamientos utilizaban vehículos de gran cilindrada en los que utilizaban diversos sistemas para ocultar las matrículas y dificultar su posible identificación. Vestían ropas oscuras y utilizaban pasamontañas para ocultar sus caras y guantes para no dejar prueba alguna.

Una vez finalizados los robos programados en la zona de actuación, todos los efectos obtenidos eran introducidos en uno de los vehículos, normalmente un camión, que se desplazaba utilizando sólo caminos y contaba con el apoyo de un vehículo lanzadera.

La explotación de la operación KARCO ha permitido la plena desarticulación de este grupo organizado al que se le imputa hasta el momento un total de 38 robos con fuerza en las cosas, perpetrados en las provincias de Ciudad Real, Toledo y Córdoba. Se sospecha de su implicación otros hechos delictivos ocurridos a nivel nacional por lo que las investigaciones continúan abiertas.

Efectos recuperados:

Se han recuperado numerosos efectos procedentes de las actividades ilícitas desarrolladas, los cuales serán expuestos en las dependencias del Acuartelamiento de la Guardia Civil de Manzanares para su reconocimiento por las víctimas afectadas.

Las presentes investigaciones han sido dirigidas por el Titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción nº 01 de los de Ciudad Real. No se descartan nuevas detenciones.

foto y más información de Lanza Digital. Referencia a Herencia en El Día de Ciudad Real.
fuente: Guardia Civil