El presidente de la Diputación, Nemesio de Lara, y el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda, Julián Sánchez-Pingarrón, han firmado esta mañana en el Palacio provincial convenios en materia de obras hidráulicas, dentro del acuerdo marco que ambas instituciones suscribieron el pasado mes de mayo para el bienio 2010-2011 con una dotación económica de 10 millones de euros, con veinticuatro alcaldes que permitirán el desarrollo de veinticinco proyectos.

Las actuaciones que se llevarán a cabo en esta ocasión suponen una inversión de 3.600.000 euros, de los que el 70 por ciento aproximadamente aporta la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y el 30 por ciento restante la Diputación de Ciudad Real. Los Ayuntamientos, por su parte, se hacen cargo de un porcentaje que oscila entre el 2 y el 15 por ciento, según el tamaño de la población. En cualquier caso, hacen frente a una cantidad mínima porque se da la circunstancia de que el montante total que saldrá de las arcas municipales de los 24 consistorios asciende a 220.000 euros.

Así lo ha explicado De Lara, quien ha calificado esta iniciativa en otro momento de su intervención de “muy interesante y apetecible para las administraciones que lo suscriben porque tiene que ver con el abastecimiento de agua y el saneamiento en los municipios, puesto que caben todo tipo de obras relacionadas con el ciclo hidráulico; con la construcción de depósitos y depuradoras; y con la renovación de redes”.

“Es un convenio ejemplar porque está muy bien definido y acotado. Además, los ayuntamientos saben lo que tienen entre manos y el agua es una constante preocupación en los municipios”, ha dicho el presidente de la Corporación provincial para destacar, seguidamente, que el convenio “es un sistema de cooperación institucional bastante democrático, porque no hace distingos entre los ayuntamientos”.

Y ha añadido que entre las prioridades de los alcaldes que han solicitado proyectos figura la defensa de los intereses de los vecinos, a pesar de que lo que se entierra parece mucho menos atractivo o que es competencia de otras administraciones”. Detrás de darle al grifo y que salga agua –ha precisado De Lara- hay mucha preocupación, mucho trabajo y mucha planificación. “Esto dice mucho en favor de los alcaldes que os preocupáis por el tema del agua”, ha afirmado.

Ha concluido De Lara su intervención felicitando no sólo a la Junta, “porque es sensible con lo que tiene que ver con el bienestar en los ciudadanos”, sino también a los alcaldes previsores, ya que “cuando falta agua, hay averías o el agua no presenta un estado óptimo, sois vosotros los que tenéis que resolver estos problemas”.

Por su parte, el consejero Julián Sánchez Pingarrón ha otorgado una gran importancia al tema del agua, pues constituye un recurso que si no se dispone de él, se limita la capacidad de crecimiento. Por eso es una constante en el Gobierno de José María Barreda que en la región no falte agua y que se cuente con buenos sistemas de saneamiento y abastecimiento. Ha añadido que se practica con el ejemplo promoviendo la firma de convenios a pesar de que el ciclo hidráulico, tanto en lo que se refiere al abastecimiento como al saneamiento, lo que se denomina en baja, no es competencia ni de la Junta ni de la Diputación.

Sánchez Pingarrón ha dicho que de los 25 proyectos que se van a llevar a cabo, 20 contribuirán al mejorar el abastecimiento de agua y con los cinco restantes se atenderán a redes de saneamiento, donde también es necesario intervenir porque redunda positivamente en la calidad del servicio que se presta y se reduce el consumo de agua, puesto que buena parte de los sistemas de conducción son muy antiguos y registran abundantes pérdidas.

Ha remarcado también el consejero de Ordenación del Territorio y Vivienda que no sólo se va a contribuir a mejorar el ciclo integral del agua en los municipios de la provincia de Ciudad Real, sino que por el tamaño y las cuantías de las obras se adjudicarán a empresas locales o comarcales, por lo que se contribuirá a crear empleo durante el tiempo de ejecución de las actuaciones previstas en el seno de un sector como el de la construcción, más castigado por la situación actual de recesión económica.

Finalmente, en representación de los alcaldes presentes ha tomado la palabra el primer edil de Herencia, Jesús Fernández Almoguera. Ha asegurado que estos convenios son “deseados y demandados” por los regidores municipales porque “vivimos para garantizar el bien común a las comunidades y la habitabilidad en los pueblos”. Ha precisado, no obstante, que a veces “se nos olvida que el cuerpo que constituye el municipio tiene venas, un mundo subterráneo que no se ve y que es esencial para la vida del municipio”, en clara alusión a las redes de abastecimiento y saneamiento.

Ha destacado también Fernández Almoguera durante su intervención “el esfuerzo que se hace para mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas desde las administraciones provincial y regional en una época de crisis económica, cuando se han reducido los ingresos y tenemos que hacer florituras para cuadrar nuestras cuentas”.

Vía: www.dipucr.com