El complejo de piscinas de Herencia (Ciudad Real) cerró julio con un saldo muy positivo. El Ayuntamiento ha contabilizado 13.150 pases desde junio y unas 5.000 visitas de personas discapacitadas, niños saharauis invitados, escuelas de verano y cursos de natación, que tienen un horario específico para acceder gratuitamente al agua.

El alcalde, Jesús Fernández, reconoce su alegría por la respuesta que vecinos y turistas están teniendo ante la mejoría de las instalaciones y los servicios. “La piscina se está convirtiendo en un verdadero punto de encuentro para personas de todas las edades, en el que es posible pasarse el día completo de una manera muy asequible”, afirma.

Desde la Concejalía de Medio Ambiente se ha querido potenciar la calidad con nuevos medios. Este verano se ha añadido un nuevo caudalímetro, aparato que sirve para medir el gasto del agua y la cantidad de fluido que se tiene, así como un fotómetro que mejora el control del cloro, la propia el agua y el aire, cumpliendo de esta manera con el reglamento de Sanidad. Vicente Martín, responsable de la concejalía, califica el actual estado del complejo como “un éxito del que nos sentimos muy orgullosos y en el que seguiremos trabajando”.

Piscinas de Herencia
Piscinas de Herencia

Con un total de 12.000 euros, estas inversiones se han repartido entre la playa, el espacio de caucho que se habilitó como zona específica, los riegos de las zonas verdes, los aspersores automáticos y otras optimizaciones.

  • Una piscina aprovechada al máximo

Además de tener un horario muy amplio para el disfrute de los asistentes, las piscinas tienen reservados varios espacios de tiempo para colectivos específicos. Así, los más pequeños tienen la opción de empezar a dar sus primeras brazadas en los cursos de natación que se habilitan para su aprendizaje.

Por otro lado, la localidad acoge con mucho afecto a niños saharauis que pasan su verano en España, por ello, también se les invita a visitar la piscina de manera gratuita. Esto, sumado a las escuelas de verano y las personas discapacitadas, supone transformar las instalaciones municipales en un lugar común y amable para el esparcimiento de todos los que pasan por Herencia estos días.