El pasado fin de semana la meteorología hizo acto de presencia en nuestra localidad descargando una gran cantidad de agua acompañada de viento. Esto provocó muchos árboles caídos, principalmente Olmos.

No se han producido daños personales que conozcamos y desde el consistorio se han tomado medidas para que todo vuelva a la normalidad.